Archivo de la etiqueta: voluntad

Andrew Wommack – Cómo Seguir la Voluntad de Dios

En esta segunda lección Andrew Wommack nos muestra de que manera podemos seguir la voluntad de Dios

andrew wommack - como seguir la voluntad de Dios

Cómo seguir la voluntad de Dios

Por Andrew Wommack

He pasado por tiempos difíciles desde 1968, cuando comencé por primera vez en el ministerio. A menudo he sentido ganas de rendirme. De hecho, muchas personas que yo conocía en aquellos días pensaban que debía hacerlo. Pero Jamie y yo continuamos, y ahora vemos innumerables vidas cambiadas a través del mensaje del amor incondicional y la gracia de Dios. Queremos compartir contigo algunas de las cosas que el Señor nos enseñó para mantenernos en el camino, y oramos que haga lo mismo por ti.

Aunque conocimos la voluntad general de Dios para nosotros desde el principio, no teníamos ni idea de cómo llevarla a cabo. Tuvimos que aprender a permanecer totalmente dependientes de Él y escuchar su voz pequeña y tranquila paso-a-paso para la revelación de Su plan. Cuando lo buscamos diligentemente, cada paso se hizo claro y el ministerio creció.

Un paso muy importante que Dios nos llevó a tomar fue regalar nuestras cintas y CDs a aquellos que no podían pagarlos. La mayoría de la gente no entendía por qué lo hicimos, pero funcionó. En retrospectiva, esta fue una de las cosas más inteligentes que he hecho. Si no hubiéramos seguido la dirección de Dios en esto, no habríamos crecido como lo hicimos. Dejamos de contar hace años, después de regalar más de seis millones de cintas, CD, folletos y otros recursos. Ahora, cada día, hay un promedio de más de 22.000 visitas a nuestro sitio web y miles de descargas. ¡Aleluya! ¡La Palabra está saliendo!

Regalar nuestros materiales fue una decisión importante y un gran paso para nosotros, pero desde entonces, ha habido muchas más decisiones y pasos. Muchas de las cosas que Dios nos ha dicho que debemos hacer nos han ayudado a evitar las trampas y han producido Sus abundantes bendiciones.

Aprendimos que no basta con conocer la voluntad de Dios; Tuvimos que aprender a seguirla también. Algunas personas obtienen una revelación de la voluntad de Dios, pero luego dejan de buscarle dirección sobre cómo llevarla a cabo. Conocer la voluntad de Dios es crítico, pero es sólo el primer paso. Después de eso, debes aprender a seguir Su voluntad y cooperar con Él para llevarlo a cabo.

Un gran ejemplo bíblico de esto es la historia de Moisés. Aquí está alguien que sabía la voluntad de Dios para su vida, sin embargo, perdió completamente el tiempo y el plan de Dios.

Éxodo 2 nos da un resumen de los primeros cuarenta años de la vida de Moisés.

Es absolutamente milagroso cómo el Señor usó al mismo que ordenó la muerte de Moisés para levantarlo y llevarlo a la grandeza. Pero Moisés necesitaba más que una educación egipcia privilegiada.

Moisés cometió un error crítico, el cual fue registrado en Éxodo 2:11-12: “En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.”

Debido a que Éxodo 2 no proporciona muchos detalles, algunos asumen que Moisés simplemente defendió el hebreo porque era lo correcto, no porque Moisés se diera cuenta de que él mismo era un hebreo.

Hechos 7:23-25, sin embargo, contradice este pensamiento: “Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel. Y al ver a uno que era maltratado, lo defendió, e hiriendo al egipcio, vengó al oprimido. Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.

A través de estos versículos, está claro que Moisés sabía que Dios lo llamó para traer la liberación a los hebreos. Aunque Moisés conocía la voluntad de Dios, pensó que su propia fuerza e influencia lo llevarían a cabo. Él tomó las cosas en sus propias manos y mató al egipcio, por eso falló totalmente el plan de Dios y el calendario para la liberación de los israelitas. Terminó costando a Moisés cuarenta años en el desierto, que no era el plan original de Dios.

Por mi registro de la Escritura y la profecía que Dios le dio a Abraham acerca de cuándo los hijos de Israel saldrían de Egipto, Moisés fue al menos diez años prematuro en tratar de cumplir la voluntad de Dios (Génesis 15:13 con Éxodo 12:40) .

Los relatos seculares que he leído sobre la vida de Moisés dicen que él era un líder poderoso e influyente. Es probable que Moisés supiera que, como sabía que Dios quería que él fuera el libertador de los israelitas, ¿por qué esperar? Podía hacerlo por su cuenta. Su impaciencia costó a los israelitas treinta años de esclavitud adicional y Moisés cuarenta años en el desierto.

Muchas personas en el cuerpo de Cristo están cayendo en la misma trampa que Moisés hizo. Tropiezan con la voluntad de Dios para sus vidas, pero luego deciden que pueden llevar a cabo Su voluntad por sus propios talentos o fuerzas naturales. Ellos piensan que tienen el plan de Dios todo resuelto, y no toman tiempo para descubrir cómo es que Él quiere lograr Su voluntad a través de ellos.

A menudo, la gente no toma tiempo para prepararse para que la voluntad de Dios se cumpla. Se mueven por la necesidad que está a su alrededor, y se sienten presionados a apurarse para hacer que el plan de Dios suceda. No puedes acelerar las cosas de Dios, pero ciertamente puedes retrasarlas. Moisés encontró esto de la manera más difícil y terminó retrasando el plan de Dios por treinta años.

Los cristianos que han sido llamados al ministerio piensan que no tienen tiempo para ir a la escuela bíblica o ser entrenados. Piensan que tienen que salir en ese momento y empezar a cumplir el llamado de Dios. Razonan que si no comienzan en sus ministerios, la gente puede sufrir mientras están ocupados preparándose. Pero lo que no piensan son las personas que sufrirán si entran en sus ministerios sin preparación.

A través de la Biblia, vemos ejemplos de Dios preparando a Su pueblo para el ministerio al que los llamó. Él nunca ungió a la gente y luego los envió al día siguiente a predicar. David esperó trece años desde el momento en que fue ungido para ser rey hasta que llegó a ser rey. Después que Samuel lo ungió, ¿qué hizo David? Volvió a los campos y cuidó las ovejas. (Mira 1 Samuel 16:13-19.)

Como ya hemos visto, Moisés tuvo que esperar diez años. Pablo tuvo que esperar catorce. Y luego estaba Abraham, que tuvo que esperar veinticinco años. A los 100 años, vio que la profecía de Dios de ser un “padre de muchas naciones” se cumplió. Dios hizo que todos estos hombres esperaran para prepararlos. Quería estar seguro de que tendrían éxito en lo que Él los llamó a hacer.

Un peligro que vemos hoy en el cuerpo de Cristo está introduciendo a los nuevos cristianos en el centro de atención del ministerio antes de que estén listos. Esto se ha vuelto especialmente popular entre las celebridades recién convertidas, como atletas o estrellas de cine. Los ponemos en posiciones de liderazgo antes de que estén listos, pensando que su estatus de celebridad atraerá a otros a Jesús. Primera Timoteo 3: 6 nos advierte acerca de esto mismo. Pero muchos ignoran la advertencia de Dios, y la gente termina siendo herida por eso.

Dios siempre te llama a hacer algo totalmente más allá de tu propia habilidad, porque Él quiere que dependas de Él. Es importante que esperes y hagas las cosas a Su manera y en Su tiempo, no sólo para ti, sino también para aquellos a los que Dios te ha llamado a alcanzar. No puedes simplemente salir corriendo e intentar sobrevivir sin la constante instrucción de Él.

Jesús habló de esto en Juan 15: 5, que dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer“.

Solamente cuando permanecemos conectados con el Señor a través de la Palabra y la oración-buscando Su dirección- traemos mucho fruto. Si no lo hacemos, no lograremos nada. ¡No vas a conseguir nada más claro que eso! La clave es permanecer en Él; mantenerte en comunión con Él, y no salir por nuestra cuenta tan pronto como creamos que sabemos lo que Él quiere que hagamos.

Algunos de ustedes pueden pensar que han estropeado Sus planes para sus vidas tan mal que no hay manera de recuperarse. Pero Dios puede cambiar cualquier cosa. Si te humillas  y pides Su liderazgo, Él te llevará de vuelta al camino. Moisés salió de la voluntad de Dios, pero Dios todavía lo usó de una manera poderosa. Si le preguntas, Él te mostrará qué hacer.

No hay fórmulas con Dios. Él quiere llevarteo con una relación personal y viva. Necesitas Su dirección diaria para evitar errores y permanecer en el camino que Él tiene para ti. Arrepiéntete de hacer las cosas en tu propia fuerza. Luego pregúntale por Su tiempo y plan perfecto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Andrew Wommack, Biblia, Favor, Fe, gracia, jesus, ministerio, oración

Andrew Wommack – Cómo encontrar la voluntad de Dios

Encontré una serie de enseñanzas de Andrew Wommack que son realmente tan buenas que las voy a ir traduciendo y colocándolas en el blog.

Voy a empezar con una serie de tres artículos acerca de conocer la voluntad de Dios para tu vida. En esta primera clase veremos: “Cómo encontrar la voluntad de Dios

 

andrew wommack - como encontrar la voluntad de Dios

Cómo encontrar la voluntad de Dios

Por Andrew Wommack

Recientemente uno de mis empleados me habló de un hombre que conoció en un negocio cerca de nuestra oficina. Cuando el hombre descubrió que este empleado trabajaba para mí, dijo que hace unos treinta años, había dado una de mis cintas a su sobrina que estaba viviendo un estilo de vida muy impío. Después de escuchar la cinta, volvió su vida al Señor y finalmente se convirtió en una misionera, totalmente dedicado a la voluntad de Dios para su vida.

¡Alabado sea Dios por este testimonio! Pero ¿qué pasaría si no hubiera estado caminando en la voluntad de Dios y predicado el Evangelio? Una posibilidad es que su vida nunca hubiera cambiado. Por supuesto, Dios podría haber usado a alguien más para llegar a ella, pero ¿quién sabe cuánto tiempo habría tardado o cuán lejos de Dios se habría extraviado mientras tanto? Esta historia ilustra cuán importante es para cada uno de nosotros hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer.

¿Estás cumpliendo con tu llamado? ¿Sabes lo que Dios ha ordenado para tu vida? Si no, ciertamente no estás solo.

Recientemente ministré en un Seminario de la Verdad del Evangelio en Orlando, Florida, sobre el tema de encontrar la voluntad de Dios. Dos terceras partes de la audiencia se levantaron cuando les pedí que se levantaran quienes no sabían si estaban caminando en la voluntad de Dios. No tener certeza del plan de Dios para nuestras vidas es común entre los cristianos. Pero no debe ser (Efesios 5:17). ¿Cómo podemos esperar construir el reino de Dios si no conocemos nuestra parte?

El lugar para comenzar es darse cuenta de que el Señor tiene un plan específico y único para ti. Él tenía este plan en mente antes de que nacieras.

El Salmo 139:15-16 dice: “Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación” (Nueva Versión Internacional).

Dios tenía todos tus días escritos antes de que nacieras. Tú no eres un error que en algún lugar iba ha suceder. No has sido puesto en esta tierra por casualidad. Donde y cuando naciste, los padres que Dios te dio, tu personalidad y todo lo demás sobre ti fue orquestado por Dios con un propósito específico.

Sin embargo, no puedes asumir que la voluntad de Dios automáticamente va a pasar en tu vida. No lo hará. La voluntad de Dios no siempre sucede. Tome la salvación, por ejemplo.

Segunda Pedro 3:9 nos dice: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento“.

Está claro en esta escritura que Dios quiere que todos lleguen al arrepentimiento y sean salvos, pero sabemos que no todos lo hacen. Dios también quiere que todo el mundo sea sanado, pero la gente todavía vive con la enfermedad en sus cuerpos. Del mismo modo, Dios quiere que todos encuentren y anden en el propósito que El ha ordenado para ellos, pero no todos lo harán. Pero eso no es culpa de Dios.

Una vez que te das cuenta de que eres el responsable de descubrir la voluntad de Dios, el siguiente paso es comenzar a buscar a Dios por ello. Él no está escondiendo Su voluntad de ti. Pero vas a tener que hacer algo buscando encontrarlo.

Jeremías 29: 12-13 nos dice cómo necesitamos buscar a Dios: “Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Observe el énfasis en buscar con todo su corazón. Mientras puedas vivir sin conocer la voluntad de Dios para tu vida, lo harás. Pero cuando buscan con todo su corazón, la encontrarán (Mateo 7: 7).

Cuando era estudiante de último año en la escuela secundaria, me enfrenté con el tener que saber cuál era la voluntad de Dios para mi vida. No lo había pensado mucho antes, porque durante doce años yo sólo era un estudiante. Pero en ese momento, necesitaba saber si debía ir a la universidad o qué camino quería Dios que tomara.

Le pregunté a la gente de mi iglesia cómo encontrar la voluntad de Dios. Nadie podía decirme qué hacer. Así que decidí empezar a leer la Biblia. Pensé que la Palabra de Dios podría darme el conocimiento que necesitaba, así que me quedé hasta las dos y tres cada noche, leyendo. Aunque terminé leyendo la Biblia dos o tres veces durante mi último año, todavía no tenía ninguna dirección específica del Señor. Pero de repente, un pasaje de la Escritura, Romanos 12:1-2, vino vivo a mí: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Durante los siguientes cuatro meses medité en esas escrituras. Fue poco después de eso cuando tuve el encuentro con Dios que cambió mi vida. Como resultado de ese encuentro, comencé a ver que Dios me había llamado para ser un ministro a tiempo completo. No creo que haya sido un accidente que Dios apareciera de manera tan milagrosa en mi vida en ese momento. Fue porque lo había buscado diligentemente, deseando conocer el camino que tenía para mí.

Un error que la gente suele hacer en la búsqueda del propósito de Dios es que ellos asumen que en lo que son buenos en lo natural debe ser lo que Dios quiere que ellos hagan. Así que si son naturalmente buenos en hablar en público, creen que Dios debe haberlos llamado a un ministerio de algún tipo en que se hable. No creo que esto sea siempre cierto. En realidad no fue cierto en mi caso. Tenía miedo de hablar frente a la gente.

Dios me llamó para hacer lo que estaba más allá de mi habilidad natural para que yo tuviera que confiar en Él para lograrlo. Por eso la voluntad de Dios no tiene nada que ver con tus dones naturales. Si puedes hacer algo por tu cuenta, naturalmente, no necesitarás el empoderamiento de Dios. A veces los talentos de las personas pueden ser una indicación de lo que es la voluntad de Dios, pero muchos tienen dones y talentos que ni siquiera saben que existen.

Pablo dijo que Dios lo había separado del vientre de su madre y lo llamó por Su gracia (Gálatas 1:15). Dios se propuso que Pablo fuese ministro del Evangelio antes de que naciera. No miró los talentos de Pablo una vez que creció y luego decidió que podría usarlo. Su vida había sido predestinada, igual que la tuya. Así que si solo miras lo que eres bueno para determinar tu propósito, te lo puedes perder totalmente.

Creo que la mayoría de las personas no están cumpliendo lo que Dios les ha llamado a hacer. Pueden estar haciendo buenas obras, pero eso no significa necesariamente que están caminando en el propósito de Dios para sus vidas. No todo lo que es bueno es Dios.

Créanme, vale la pena encontrar la perfecta voluntad de Dios. La paz sobrenatural y la alegría vienen cuando estás en el centro de Su voluntad. Y la bendición y la unción de Dios siempre estarán en tu trabajo cuando estás haciendo lo que Él te ha llamado a hacer.

¿Te sientes insatisfecho o inquieto con tu vida? ¿Estás cansado de ir al trabajo, volver a casa, ver la televisión, ir a la cama, luego levantarte y hacerlo de nuevo? Si es así, puede ser Dios quien ha colocado una santa insatisfacción dentro de ti con la esperanza de provocarte a comenzar a buscar Su perfecta voluntad. No esperes otro día para comenzar la búsqueda de la voluntad de Dios en tu vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Andrew Wommack, Biblia, Favor, Fe, gracia, iglesia, ministerio, oración