Archivo de la etiqueta: peticion

Nuestra Total Confianza al Orar – Parte 2

marcos 11 24

La Oración de Petición

Hemos visto que la voluntad de Dios es responder todas nuestras oraciones; pero para recibir respuesta a ellas debemos hacer la oración de petición.

En Marcos 11:24 dice: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Para recibir nuestra respuesta lo primero que debemos hacer es ser específicos en lo que queremos.

La palabra todo que usa en este verso es pas. Esta palabra nos está hablando de algo específico.

En Santiago 1:5–8 dice: “Y si alguno tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda de mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble animo es inconstante en todos sus caminos.

Muchos creyentes son así a la hora de orar, no saben lo que quieren.

Si no sabes que es lo que quieres recibir de Dios, nunca te lo dará.

Una amiga mía, cuya familia está en el ministerio desde hace más de cincuenta años, me contó que ella le pidió al Señor un carro para su familia. El Señor le dijo que tipo de carro quería; y le dio una visión en la que salían todos los carros del mundo, de todos los colores imaginables. Ella eligió una camioneta roja y se la pidió, a los pocos días su familia recibió una camioneta tal como ella la había pedido.

Yo llegué a conocer esa camioneta cuando estuve predicando con ellos en su ciudad.

Dios quiere que seamos específicos. Cuando te acercas a Dios debes saber qué cosa es la que quieres.

Lo segundo que debes hacer es pedir.

Al final de Santiago 4:2 dice: “. . .no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.

Si no tienes lo que deseas es porque no estas pidiendo.

La palabra pidiereis en Marcos 11:24 es aiteo; la cual estudiamos en el primer capítulo, pero que vamos ha ampliar aquí.

Aiteo significa pedir, hacer una solicitud, hacer una petición.

En Mateo7:7–11 dice: “PEDID y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que PIDE, recibe; y el que busca, halla; y al que llama se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le PIDE pan, le dará una piedra? ¿O si le PIDE un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre Celestial dará buenas cosas a los que les PIDAN?

Hay dos cosas que ver en este pasaje; debemos pedir, pero de manera específica.

Veamos que dice: si su hijo le PIDE pan, y luego dice: si le PIDE un pescado.

Esta hablando de dos cosas específicas, pan y pescado.

Pero también dice que debemos de pedirlas Porque todo aquel que PIDE, recibe. Es decir para poder recibir, antes debemos pedir.

En Mateo 18:19 hablando de la oración de acuerdo dice: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo acerca de cualquier cosa que PIDIEREN, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

Vemos que este verso nos habla de dos personas que están haciendo un acuerdo acerca de algo específico que van a pedir.

En la historia de Bartimeo, el ciego, en Marcos 10:46–52 también podemos ver este principio.

Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho mas: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Entonces Jesús, deteniéndose, mando llamarle; y llamaron al ciego diciéndole: Ten confianza, levántate, te llama. El entonces, arrojando su capa, se levanto y vino a Jesús. Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y enseguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.”

Bartimeo tenía una necesidad específica, y fue eso lo que le pidió a Jesús: Maestro, que recobre la vista. Y fue eso lo que recibió, la vista.

Debemos acercarnos a Dios pidiéndole específicamente lo que queremos.

Lo tercero que debemos hacer es entender lo que es la oración.

La palabra orando en Marcos 11:24 es proseuchomai.

Esta palabra viene de otras dos pros, que significa al lado de, cerca a y en dirección a; y echo que significa tener o agarrar.

Juntando estas dos palabras podemos traducir proseuchomai de esta manera: “ Acercarse o estar al lado de…. para obtener algo.”

En Santiago 5:13–18 vemos esta palabra cinco veces:

¿Estas triste? Haz proseuchomai

¿Esta alguno enfermo? Haga proseuchomai

Proseuchomai uno por otro

Elías proseuchomai para que no llueva

Elías proseuchomai para que llueva

Cada vez que nos acercamos a Dios debe ser para obtener algo específico.

Debemos ser como Bartimeo, él sabía lo que quería, y eso fue lo que recibió.

Nuestra oración siempre debe tener un norte.

Lo cuarto que debemos hacer es creer que Dios nos responderá.

La palabra creer es pisteuo.

W. E. Vine define pisteuo de esta manera: Creer, también estar persuadido a, poner confianza en, significa, en este sentido de la palabra, el descansar en, no simplemente tener credibilidad.

Esta palabra tiene un significado muy fuerte en cuanto a tener confianza y plena seguridad en algo o alguien.

¿Cómo se puede tener confianza en alguien? Conociéndolo.

¿Cómo podemos conocer a Dios? Por medio de su palabra.

En Romanos 10:17 dice: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

La palabra fe aquí es pistis, la cual proviene de pisteuo.

W. E. Vine la define así: Su significado principal es una convicción respecto a Dios y Su palabra y la relación del creyente con Él

Este verso dice que el pistis viene por oír la Palabra de Dios.

La palabra oír es akoe, que ya la hemos visto, y significa oír, dar audiencia, dar entrada.

El término palabra es rhema.

En el Nuevo Testamento se usan dos palabras para palabra: logos y rhema.

Logos nos habla de toda la Biblia como un conjunto; pero rhema de una porción especifica de la Biblia.

W. E. Vine nos habla de esta distinción de esta manera: “El significado de rhema (a diferencia de logos) está ejemplificado en el mandato de “tomar la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios,” en Efesios 6:17. Aquí la referencia no es toda la Biblia en conjunto, sino la escritura individual que el Espíritu Santo nos hace recordar en tiempo de necesidad, siendo el requisito previo llenar regularmente la mente con la Escritura.

Esta es la palabra que se usa en Romanos 10:17, y significa que la fe para algo específico viene por el conocimiento específico de los versículos que apunten a la necesidad que tenemos.

No podemos tener fe por algo que no conocemos, debemos ir continuamente a la Palabra de Dios para conocer las cosas que Dios proveyó para nosotros.

Si tenemos necesidad de sanidad, lo primero que debemos hacer es ir a Isaias 53:4–5, Mateo 8:17, 1 Pedro 2:24 u otros.

Si necesitas solución a tus problemas financieros, ve a Filipenses 4:19.

Sea cual fuese el problema que estés enfrentando, hay un verso en la Palabra que te da la solución.

Al colocar en tu corazón una y otra vez los versículos que te dan la solución para tu problema la fe será producida.

En quinto lugar debes creer que ya lo tenemos al momento de orar.

La palabra recibiréis es lambano que significa agarrar, recibir, tener, tomar.

Es decir, al orar debemos tener plena seguridad que ya es nuestro lo que le hemos pedido a Dios.

En otras palabras, si lo has pedido, Dios ya te lo ha concedido.

Es posible que aun no estemos viendo con nuestros ojos físicos lo que hemos pedido; pero, tenemos plena confianza que ya lo tenemos.

¿Por qué tenemos esta plena confianza?

Porque hemos pasado tiempo en la Palabra, estudiando las escrituras que prometen lo que deseas recibir de Dios y la fe ha crecido en ti.

Como dice en 1 Juan 5:14–15: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”

Por haber pasado ese tiempo en la Palabra de Dios, estás orando de acuerdo a la voluntad de Dios y por esa razón sabes que tienes lo que le has pedido a Dios.

El resultado final será que tendrás lo que le has pedido a Dios.

La parte final de Marcos 11:24 dice: “… y os vendrá.”

No hay nada más fuerte que esto; si ya le has pedido algo a Dios, ya es tuyo.

Puede que pase un tiempo hasta que lo tengas en el reino físico; pero si ya has creído que lo tienes, entonces vendrá a tu vida.

Como dice en Mateo 21:22: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Fe, oración, RHEMA, Sanidad Divina

Nuestra Total Confianza al Orar – Parte 1

  1 juan 5 1415   

Nuestra Total Confianza al Orar – Parte 1

Por Ricardo Botto

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.
1 Juan 5:14–15 

La voluntad de Dios se encuentra en Mateo 7:7–8: “Pedid, y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama se le abrirá.”   

El deseo de Dios es responder nuestras oraciones, pero nos dice que pidamos conforme a su voluntad.

¿Dónde encontramos la voluntad de Dios? En Su Palabra.

Para recibir las cosas que deseamos de Dios, debemos ir a Su Palabra.

 

Pidiendo de Acuerdo a la Voluntad de Dios

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

Para poder entender mejor este pasaje, vamos a hacer un estudio de las palabras griegas que se utilizan en él.

Iniciemos nuestro estudio con la palabra confianza, que viene de la griega parrhesia. Esta palabra viene de otras que son pas que significa todo y rhesis que significa parlamento.

Parrhesia significa sencillamente: “Confianza libre y sin temor, coraje alegre, osadía, seguridad.”

Según W. E. Vine, parrhesia significa en este pasaje: “La ausencia del temor de hablar abiertamente; de ahí confianza, coraje, osadía, sin ninguna conexión necesaria con la predicación.” 

Otra definición para parrhesia es libertad para hablar o para tener audiencia.

Ester 4:10–11, 5:1–3 relata una idea que nos da una idea de lo que significa esta palabra:

“Entonces Ester dijo a  Hatac que le dijese a Mardoqueo: Todos los siervos del rey, y el pueblo de las provincias del rey, saben que cualquier hombre o mujer que entra en el patio interior para ver al rey, sin ser llamado, una sola ley hay respecto a él: ha de morir; salvo aquel a quien el rey extendiere el cetro de oro, el cual vivirá; y yo no he sido llamada para ver al rey en estos treinta días. . . . Aconteció que al tercer día se vistió Ester su vestido real, y entró en el patio interior de la casa del rey, enfrente del aposento del rey; y estaba el rey sentado en su trono en el aposento real, enfrente de la puerta del aposento. Y cuando vio a la reina Ester que estaba en el patio, ella obtuvo gracia ante sus ojos; y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en la mano. Entonces vino Ester y tocó la punta de su cetro. Dijo el rey: ¿Qué tienes, reina Ester, y cual es tu petición? Hasta la mitad del reino se te dará.” 

Ester para poder entrar en la presencia del Rey Asuero tenía que hallar gracia ante él. Tuvo libertad para tener audiencia y entrar en la presencia del Rey

En Hebreos 10:19 dice: “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo.”

La palabra libertad en este pasaje es parrhesia.

Nosotros tenemos libertad para tener audiencia y entrar en la presencia de Dios

En el tiempo de la Segunda Guerra Mundial, Franklin Delano Roosevelt era presidente de los Estados Unidos.

Cierto día, en que había una gran cantidad de personas que estaban en su oficina tratando de entrevistarse  con él, un niño de cuatro años pasó corriendo y se metió en su despacho. El presidente cerró la puerta y se quedó media hora con el niño. La gente en la oficina empezó a protestar, pues algunos habían estado esperando  durante varias horas.

Al oírlos, la secretaria del presidente les dijo que no se quejasen tanto, pues el niño que había pasado era el nieto del presidente.

Robertson dice esto: “En él (pros auton). Compañerismo con (pros, cara a cara) Cristo.”

Nosotros somos hijos de Dios y tenemos, total libertad para tener audiencia y hablar cara a cara con Dios por medio de Cristo. Por esta razón podemos citar 1 Juan 5:14  de esta manera: 

“Esta es la libertad total para tener audiencia que tenemos en  él para entrar con confianza y hablar cara a cara con Dios.”

Pasemos ahora a la segunda parte de este verso. 

“. . .  que  si pedimos alguna cosa. . .”

La palabra pedir es aiteo. 

Aiteo significa: pedir. Hacer una petición, presentar una solicitud.

Esta palabra la encontramos muchas veces en la Biblia, con un énfasis en la oración respondida.

Podemos verla en: 

Mateo 7:7,11

PEDID y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama se le abrirá… ¿cuánto más vuestro Padre Celestial dará buenas cosas a los que les pidan?

Marcos 11:24

Por tanto, os digo que todo lo que PIDIEREIS orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Lucas 11:13

… ¿cuánto más vuestro Padre dará el Espíritu Santo a los que se lo PIDAN?

Juan 14:13 – 14

Y todo lo que PIDIEREIS al Padre en mi nombre lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo PIDIEREIS en mi nombre, yo lo haré.

Juan 15:7

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, PEDID todo lo que queráis, y os será hecho.

Juan 16:23 – 24

En aquel día no me preguntareis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo lo que PIDIEREIS al Padre en mí nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis PEDIDO en mi nombre: pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

Según W. E.. Vine aiteo la mayoría de las veces sugiere la actitud de un suplicante, la petición de alguien que está en menor posición que la que la persona que la petición se hace; por ejemplo en Mateo 7:7 se ve el caso de un hombre pidiendo algo a Dios; en Mateo 7:9–10 nos habla de un hijo hablando a su padre; en 1Juan 5:14–15 se encuentra en referencia a la petición a Dios. En Juan 14:13,14; 16:23 nos habla  de pedidos hechos por los apóstoles.

Siempre que vemos aiteo nos encontramos con pedidos hechos a Dios, y en todos los casos vemos que Dios responde nuestras oraciones. 

“… que si pedimos alguna cosa CONFORME….”

La palabra conforme es kata, que significa estar de acuerdo, bajo o cerca de.

Amos 3:3 nos da una idea de lo que significa está palabra: “Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo.”

No podemos caminar con Dios si no estamos de acuerdo con El. 

 “… que si pedimos alguna cosa conforme a su VOLUNTAD….”

La palabra voluntad es thelema.

En este pasaje thelema significa la voluntad hablada como la emoción de estar deseoso, en vez de las cosas que deseamos; de la voluntad de Dios.

Es decir estar deseoso de hacer la voluntad de Dios.

Podemos ver esta palabra en los siguientes versos:

Romanos 1:10

Rogando que de alguna manera tenga al fin, por LA VOLUNTAD DE DIOS, un prospero viaje para ir a vosotros.

1 Corintios 1:1

Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la VOLUNTAD DE DIOS. . . .

2 Corintios 8:5

Y no como nosotros lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la VOLUNTAD DEL SEÑOR.

Efesios 1:1, 5,11

Pablo apóstol de Jesucristo por la VOLUNTAD DE DIOS. . . .

En amor habiéndonos predestinados para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su VOLUNTAD.

En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según al designio de su VOLUNTAD.

Esta palabra también la vemos en  2 Corintios 1:1; Colosenses 1:1; 2 Timoteo 1:1; Hebreos 10:7, 9,36 y 1 Juan 2:27.

Para poder caminar con Dios, debes estar dispuesto hacer las cosas que él quiere.

Mucha gente se asusta de “la voluntad de Dios”, pensando que es algo malo o doloroso, pero si leemos Romanos 12:2 veremos lo contrario: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Como sabemos que la voluntad de Dios es Su Palabra, así que al renovar nuestra mente y permitiendo que Su Palabra vaya transformando nuestra manera de pensar, nos daremos cuenta que Su voluntad es buena, agradable y perfecta, es decir, Su voluntad te va a gustar.

Así que podemos leer este verso así.

Esta es la libertad total para tener audiencia y hablar cara a cara con Dios que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a Su buena Palabra. . . .” 

“… él nos oye.”           

La palabra oye es akouo; que es traducida como: audiencia, oír, escuchar, informar.

Vine dice respecto a 1 Juan 5:14 y Juan 9:31, que el hecho de que Dios escuche significa que Él responde la oración. 

Veamos este verso paralelo en Juan 9:31: “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.” 

Es decir, Dios da audiencia, escucha y responde la oración del que ora conforme a Su Palabra.

O, dicho de otro modo: Podemos entrar a la presencia de Dios con la plena confianza y seguridad que Él nos escuchará.

En 1 Juan 5:15 dice: “Si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”

La palabra sabemos es oida; que es un verbo en el tiempo presente que significa principalmente ver o percibir; de ahí saber, o tener conocimiento de algo, sea absoluto en el caso divino, o por observación en el caso del conocimiento humano.

La palabra oye es akouo, y pidamos es aiteo. Palabras que ya hemos estudiado.

La palabra tenemos es echo, que significa entre otras cosas tener, agarrar, poseer.

Una forma de traducir 1 Juan 5:14 es: Si tenemos pleno conocimiento que el nos ha oído, sabemos que poseemos las cosas que le hemos pedido.

Al estudiar estos versos vemos que la voluntad de Dios es responder todas nuestras oraciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Cristologia, Favor, Fe, gracia, jesus, oración

Por qué no debemos orar “Si es Tú voluntad” cuando le pedimos algo a Dios

jesus_155

Cuando hice esta serie de la oración por primera vez, me encontré con mucha gente que se quejaba porque digo que la voluntad de Dios es responder nuestras oraciones.

Me dijeron que debía aceptar la soberanía de Dios y cosas como esas, pero lo que más me sorprendió es que se hayan molestaban por decirles que la oración de petición no se debe orar “Si es Tu voluntad”.

¿Por qué Jesús oró “Si es tu voluntad”?

La única vez que aparece la oración “Si es Tu voluntad” la encontramos en el huerto de Getsemaní.

Mateo 26;37-45
37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera.
38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.
39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.
40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?
41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.
43 Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño.
44 Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras.
45 Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.

Lo que está haciendo Jesús es la oración de consagración, Él estaba diciéndole a Dios: “Padre, yo se lo que se viene, si hay manera de evitarlo hazlo, pero que no se haga mi voluntad sino la Tuya.”

Era evidente que Jesús conocía la voluntad de Dios antes de hacer esta oración.

Veamos lo que dice MacArthur:

Esto no implica que había algún conflicto entre la voluntad del Padre, y la voluntad del Hijo. Era una expresión perfectamente normal de su humanidad que Él se angustiase por la copa de la ira divina. Pero a pesar de que la copa era detestable para Él, Él quiso cargarla, porque era la voluntad del Padre. En esta oración, Él consciente, deliberada y voluntariamente sometió todos sus deseos humanos a la voluntad perfecta del Padre. Por lo tanto, no había ni un conflicto entre el Padre y el Hijo, ni entre la deidad de Cristo y sus deseos humanos.

Por eso decimos que Jesús se estaba consagrando a la voluntad de Dios.

No recuerdo otro pasaje que diga que alguien haya orado “Si es Tu voluntad.”

Por qué Dios no escucha cuando oramos “Si es tu voluntad” cuando hacemos la oración de petición.

1 Juan 5:14-15
14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.
15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

En este pasaje vemos la confianza que tenemos en Dios, si pedimos conforme a Su voluntad, Él nos oye. De ahí podemos decir que si no pedimos conforme a Su voluntad, Él no nos oye.

Cuando nos acercamos a pedirle algo a Dios debemos saber de antemano cual es Su voluntad, pero…. ¿cómo podemos conocer Su voluntad?

Sabemos que Su voluntad es Su Palabra, Dios nos ha dejado preciosas y grandísimas promesas (2 Pedro 1:4); todas Sus promesas son si y amén en Él (2 Corintios 1:20).

Debemos ir a Su Palabra para conocer todas las cosas buenas que Dios tiene para nosotros, y en base a ella pedirle las cosas que queremos.

Marcos 11:24
24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

Juan 15:7
7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Juan 16:23-24
23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.
24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

Mat 7:7-11
7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?
10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Por eso no perdamos el tiempo orando “Si es Tu voluntad”, más bien invirtamos nuestro tiempo en estudiar Su Palabra y conocerla para poder pedir las cosas que queremos conforme a Su voluntad.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Oración de Petición – Pidiendo de Acuerdo a la Voluntad de Dios

La Oración de Petición – Pidiendo de Acuerdo a la Voluntad de Dios

 
 

La Oración de Petición 

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.
– 1 Juan 5:14–15
La voluntad de Dios se encuentra en Mateo 7:7–8: “Pedid, y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama se le abrirá.”
Su voluntad es responder nuestras oraciones, pero él nos da una condición: que pidamos conforme a su voluntad.
¿Dónde encontramos la voluntad de Dios? En Su Palabra.
Para recibir las cosas que deseamos de Dios, debemos ir a Su Palabra.

Pidiendo de Acuerdo a la Voluntad de Dios

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.
Para poder entender mejor este pasaje, vamos ha hacer un estudio de las palabras griegas que se utilizan en él.
Iniciemos nuestro estudio con la palabra confianza, que viene de la griega parrhesia. Esta palabra viene de otras que son pas que significa todo y rhesis que significa parlamento.
Según W. E. Vine, parrhesia significa en este pasaje: “La ausencia del temor de hablar abiertamente; de ahí confianza, coraje, osadía, sin ninguna conexión necesaria con la predicación.”
Otra definición para parrhesia es libertad de habla ó audiencia.
Ester 4:10–11, 5:1–3 relata una idea que nos da una idea de lo que significa esta palabra: “Entonces Ester dijo a Hatac que le dijese a Mardoqueo: Todos los siervos del rey, y el pueblo de las provincias del rey, saben que cualquier hombre o mujer que entra en el patio interior para ver al rey, sin ser llamado, una sola ley hay respecto a él: ha de morir; salvo aquel a quien el rey extendiere el cetro de oro, el cual vivirá; y yo no he sido llamada para ver al rey en estos treinta días. . . . Aconteció que al tercer día se vistió Ester su vestido real, y entró en el patio interior de la casa del rey, enfrente del aposento del rey; y estaba el rey sentado en su trono en el aposento real, enfrente de la puerta del aposento. Y cuando vio a la reina Ester que estaba en el patio, ella obtuvo gracia ante sus ojos; y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en la mano. Entonces vino Ester y tocó la punta de su cetro. Dijo el rey: ¿Qué tienes, reina Ester, y cual es tu petición? Hasta la mitad del reino se te dará.”
Ester para poder entrar en la presencia del Rey Asuero tenia que hallar gracia ante él. Tuvo libertad de audiencia para entrar en la presencia del Rey
En Hebreos 10:19 dice: “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo.”
La palabra libertad en este pasaje es parrhesia.
Nosotros tenemos libertad de audiencia para entrar en la presencia de Dios.
En el tiempo de la Segunda Guerra Mundial, Franklin Delano Roosevelt era presidente de los Estados Unidos.
Cierto día, en que había una gran cantidad de personas que estaban en su oficina tratando de entrevistarse con él, un niño de cuatro años pasó corriendo y se metió en su despacho. El presidente cerró la puerta y se quedó media hora con el niño. La gente en la oficina empezó a protestar, pues algunos habían estado esperando durante varias horas.
Al oírlos, la secretaria del presidente les dijo que no se quejasen tanto, pues el niño que había pasado era el nieto del presidente.
Nosotros somos hijos de Dios y tenemos, total libertad de audiencia con Dios. Por esta razón podemos citar 1 Juan 5:14 de esta manera:
“Esta es la libertad total de audiencia que tenemos en él.”
Pasemos ahora a la segunda parte de este verso.
“. . . que si pedimos alguna cosa. . .”
La palabra pedir es aiteo.
Aiteo significa: pedir. Hacer una petición, presentar una solicitud.
Esta palabra la encontramos muchas veces en la Biblia, con un énfasis en la oración respondida.
Podemos verla en:
Mateo 7:7,11
PEDID y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama se le abrirá. . . . ¿cuánto mas vuestro Padre Celestial dará buenas cosas a los que les pidan?
Marcos 11:24
Por tanto, os digo que todo lo que PIDIEREIS orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.
Lucas 11:13
. . . ¿cuánto mas vuestro Padre dará el Espíritu Santo a los que se lo PIDAN?
Juan 14:13 – 14
Y todo lo que PIDIEREIS al Padre en mi nombre lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo PIDIEREIS en mi nombre, yo lo haré.
Juan 15:7
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis, y os será hecho.
Juan 16:23 – 24
En aquel día no me preguntareis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo lo que PIDIEREIS al Padre en mí nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis PEDIDO en mi nombre: pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.
Según W. E..Vine aiteo la mayoría de las veces sugiere la actitud de un suplicante, la petición de alguien que esta en menor petición a la que la persona que la petición se hace; por ejemplo en Mateo 7:7 se ve el caso de un hombre pidiendo algo a Dios; en Mateo 7:9–10 nos habla de un hijo hablando a su padre; en 1Juan 5:14–15 se encuentra en referencia a la petición a Dios. En Juan 14:13,14; 16:23 nos habla de pedidos hechos por los apóstoles.
Siempre que vemos aiteo nos encontramos con pedidos hechos a Dios, y en todos los casos vemos que Dios responde nuestras oraciones.
“. . . que si pedimos alguna cosa CONFORME. . . .”
La palabra conforme es kata, que significa estar de acuerdo, bajo o cerca de.
Amos 3:3 nos da una idea de lo que significa está palabra: “Andarán dos juntos si no estuvieren de acuerdo.”
No podemos caminar con Dios si no estamos de acuerdo con El.
“…que si pedimos alguna cosa conforme a su VOLUNTAD…”
La palabra voluntad es thelema.
En este pasaje thelema significa la voluntad hablada como la emoción de estar deseoso, en vez de las cosas que deseamos; de la voluntad de Dios.
Es decir estar deseoso de ha hacer la voluntad de Dios.
Podemos ver esta palabra en los siguientes versos:
Romanos 1:10
Rogando que de alguna manera tenga al fin, por LA VOLUNTAD DE DIOS, un prospero viaje para ir a vosotros.
1 Corintios 1:1
Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la VOLUNTAD DE DIOS. . . .
2 Corintios 8:5
Y no como nosotros lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la VOLUNTAD DEL SEÑOR.
Efesios 1:1,5,11
Pablo apóstol de Jesucristo por la VOLUNTAD DE DIOS. . . .
En amor habiéndonos predestinados para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su VOLUNTAD.
En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según al designio de su VOLUNTAD.
Esta palabra también la vemos en 2 Corintios 1:1; Colosenses 1:1; 2 Timoteo 1:1; Hebreos 10:7,9,36 y 1 Juan 2:27.
Para poder caminar con Dos, tu debes estar dispuesto ha hacer las cosas que él quiere.
Por otro lado, como sabemos que la voluntad de Dios es su Palabra, podemos leer este verso así.:
“Esta es la libertad total de audiencia que tenemos en El, que si pedimos alguna cosa conforme a Su Palabra. . . .”
“. . . él nos oye.”
La palabra oye es akouo; que es traducida como: audiencia, oír, escuchar, informar.
W. E. Vine dice respecto a 1 Juan 5:14 y Juan 9:31, que el hecho de que Dios escuche significa que El responde la oración.
Veamos este verso paralelo en Juan 9:31: “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.”
Es decir, Dios da audiencia, escucha y responde la oración del que ora conforme a Su Palabra.
O, dicho de otro modo: Podemos entrar a la presencia de Dios que él nos escuchará.
En 1 Juan 5:15 dice: “Si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”
La palabra sabemos es oida; que es un verbo en el tiempo presente que significa principalmente ver o percibir; de ahí saber, o tener conocimiento de algo, sea absoluto en el caso divino, o por observación en el caso del conocimiento humano.
La palabra oye es akouo, y pidamos es aiteo. Palabras que ya hemos estudiado.
La palabra tenemos es echo, que significa entre otras cosas tener, agarrar, poseer.
Una forma de traducir 1 Juan 5:14 es: “Si tenemos pleno conocimiento que el nos ha oído, sabemos que poseemos las cosas que le hemos pedido.”
Al estudiar estos versos vemos que la voluntad de Dios es responder todas nuestras oraciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Clases de Oración (Estudio Bíblico)

En los deportes cada disciplina tiene sus diversas reglas distintivas. El fútbol se juega con los pies, el voley con las manos, el tennis con raquetas, el boxeo con guantes y el béisbol con un bate.

Un boxeador no sale a pelear con un bate en la mano, no es una regla válida para esa disciplina deportiva.

Similarmente con la oración ocurre lo mismo, hay diversas clases de oraciones y cada una tiene sus reglas para ser respondidas, veamos varias de ellas en este estudio.

Haz click en el enlace para ver la enseñanza que buscas

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Estudio Bíblico Acerca de la Oración

La oración es una parte vital de nuestra vida como creyentes, en especial porque con ella nos comunicamos con Dios.

Sin embargo mucha gente falla a la hora de orar porque no entiende que en la Biblia encontramos diversas clases de oraciones para situaciones específicas.

No es lo mismo la oración de petición que la oración de consagración y mucho menos que la oración de intercesión.

en este estudio abarcaremos las diversas clases de oraciones que hay en la Biblia, así que te invito que sigas los enlaces y aprendas más de la oración.

1. La Oración de Petición – Pidiendo de Acuerdo a la Voluntad de Dios

2. La Oración de Petición – 5 Pasos A Seguir Para Recibir respuesta a tus Oraciones

3. Siete Pasos Que Te Ayudarán A Recibir La Respuesta tu Oración

4. Las Seis Cosas Más Importantes en la Oración

5. La Llave Que Abre Las Puertas Del Cielo

7. Clases de Oración – La Oración Unida

8. Clases de Oración – La Oración de Atar y Desatar

9. Clases de Oración – La Oración de Acuerdo

10. Clases de Oración – La Oración de Intercesión

11. Clases de Oración – La Oración en Lenguas

12. Clases de Oración – La Oración de Entregar tus Cargas

13. Clases de Oración – La Oración de Alabanza

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Si lo Crees, tú lo Tienes

Estabe escuchando una enseñanza de Kenneth Hagin acerca de Marcos 11:23-24 y me saltó una gran verdada: “CREER es TENER”.

Si es así, “creer es tener”; Si tu lo crees, entonces tú ya lo tienes. No lo tendrás algun día.

El pueblo latino tiene mucha confusión acerca de recibir de Dios debido a una mala traducción de Marcos 11:24 en la Biblia Reina Valera de 1960, por eso voy a colocar ese pasaje en varias versiones.

En la Biblia Reina Valera de 1960 lo coloca así: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

El problema con esta traducción es que no es fiel con el original y coloca la respuesta a nuestras oraciones en el futuro.

Veamos lo que dice en otras versiones:

La Biblia de las Américas lo coloca en su real perspectiva: “Por eso os digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán concedidas”.

Para que nos sean concedidas las cosas que pedimos debemos creer que ya las hemos recibido; es decir, debemos de creer que ya son nuestras.

La Nueva Versión Internacional es más clara aún: “Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán.”

Crean que ya han recibido todo lo que están pidiendo; debes creer que ya los has recibido.

Esto parece algo difícil, porque no los estamos viendo aún, pero si lo viéramos con nuestros ojos físicos eso ya no sería creer, ya lo tenemos en ese momento.

Tú crees antes de verlo y entonces lo tendrás.

La Biblia King James, que es la oficial en idioma inglés lo dice así: “Por esoles digo, cualquier cosa que deseen cuando oren, crean que la reciben, y la tendrán.”

Así es como lo traducen la gran mayoría de las versiones en inglés.

Por ejemplo, la traducción literal de Young lo traduce así: “A causa de esto les digo a ustedes; todo lo que sea que pidan, orando, crean que la reciben, y será hecho para ustedes.”

El comentario de Young de este verso dice: “Cristo les enseño deaquí que debían orar en fe. Esto puede aplicarse a la poderosa fe con la que todo cristiano es dotado, y al hacer maravillas en las cosas espirituales.”

En Juan 5:14-15 recibimos más luz de esta oración de petición:

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho” (Reina Valera 1969).

Entonces, si pedimos conforme a Su voluntad, Él nos oye, y si sabemos que Él nos oye. . .SABEMOS QUE TENEMOS.

Sabemos que Su voluntas es Su Palabra Escrita, entonces cuando pedimos conforme a Su Palabra, Él nos oye.

Entonces debemos conocer que es lo que dice la Palabra acerca del asunto que le estamos pidiendo.

¿Él nos quiere sanos?

Si (Isaías 53:4-5, 1 Pedro 2:24, Mateo 8:17)

¿Él nos quiere prósperos?

Si (Filipenss 4:19, 2 Corintios 8:9)

Así que podemos pedirle confiadamente.

La oración de petición siempre termina con la alegre confesión: “¡Es mío, lo tengo ahora!”.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized