Archivo de la etiqueta: pecado

El Pacto de Sangre – Capítulo 10

pacto de sangre 10

Capítulo 10

Un estudio de Hebreos

El libro de Hebreos presenta varios contrastes vitales.
Tenemos el contraste entre Moisés y Jesús; el de Aarón el sumo sacerdote y Jesús, el nuevo Sumo Sacerdote; y el contraste entre la sangre de los becerros y los machos cabríos con la sangre de Cristo.
No es sólo un contraste de sangre, sino, como mencioné en el capítulo anterior, es también un contraste entre dos tabernáculos: uno hecho por el hombre y otro que existe en el cielo. En este último tabernáculo, Jesús entra y se sienta como nuestro Sumo Sacerdote. Su hogar es el Lugar Santísimo celestial.

Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios. (Hebreos 9:24)

Bajo el antiguo pacto, el sumo sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo sólo una vez al año y podía estar tan sólo el tiempo suficiente para realizar la ofrenda de expiación. Los versículos 21–23 nos habla de cómo el sumo sacerdote limpiaba con sangre el tabernáculo y todos los vasos:

Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos. (Hebreos 9:21–23)

Este es el clímax de todo. Esto nos permite ver el contraste entre cómo ve Dios la sangre de Cristo comparada con la sangre de los becerros y los machos cabríos. Cuando lleguemos a valorar la sangre de Cristo del mismo modo que Dios la valora, nunca cabrá en nuestra mente el problema de nuestra modesta posición ante un Dios santo.

El nuevo mediador

Bajo el antiguo pacto, la sangre de becerros y machos cabríos sólo servía para cubrir nuestra naturaleza pecaminosa, pero la sangre de Cristo “limpiará vuestras conciencias de obras muertas” (Hebreos 9:14), para que podamos estar en la presencia del Dios vivo libres de condenación.
Como Dios aceptó la sangre de Jesús cuando Él la llevó al Lugar Santísimo celestial, Jesús se ha convertido, mediante este hecho, en el mediador del nuevo pacto.

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. (1 Timoteo 2:5)

Sin un mediador, no hay ninguna base sobre la que el hombre pueda posicionarse ante un Dios santo. El hombre natural realmente es un fugitivo.
Efesios 2:12 describe esta triste condición como “sin esperanza y sin Dios en el mundo”.
Con el nuevo pacto, Jesús se convirtió en el mediador entre Dios y el hombre caído. La sangre de los becerros y los machos cabríos no eliminaba el pecado; simplemente cubría el pecado temporalmente. Pero cuando Cristo vino, redimió a todos los que habían puesto su confianza en esa sangre animal.

Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. (Hebreos 9:15)

Bajo el antiguo pacto, los sacrificios eran como un pagaré que Jesús más tarde haría efectivo en el Calvario. Cuando Dios envió a su Hijo a la tierra para hacerse pecado, estaba guardando su pacto con Israel al poner sobre Jesús todos los pecados cometidos bajo el antiguo pacto. Fue el plan de Dios que, al aceptar a Jesús como su Salvador, Israel pudiera entrar en su redención prometida.

Él quitó de en medio el pecado

Este es el corazón del libro de Hebreos. Bajo el antiguo pacto, el pecado era cubierto. La sangre que cubría en la expiación era la única vía disponible para los israelitas; pero bajo el nuevo pacto, los pecados no son cubiertos sino quitados de en medio; son remitidos. Es como si nunca hubieran estado.

Y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. (Hebreos 9:25–26)

La expresión “en la consumación de los siglos” también se podría expresar como “donde se juntan los dos mundos (o siglos)”. La cruz es donde terminó el antiguo método de estimaciones y donde comenzó el nuevo.
Lo que había entre el hombre y Dios era la transgresión de Adán. Jesús quitó eso de en medio.

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. (2 Corintios 5:21)

Jesús resolvió el problema del pecado e hizo posible que Dios remitiera legalmente todo los pecados que jamás hayamos cometido, nos diera vida eterna y nos hiciera nuevas criaturas.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.(versículos 17– 18)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Cristologia, Fe, gracia, jesus, kenyon, pacto de sangre

La Gracia de Dios – Parte 6

La Gracia Salvadora

La gracia es el reflejo de la naturaleza de Dios.

La ley es el reflejo de los esfuerzos y la naturaleza del hombre. La ley fue el vehículo a través del cual tratamos de salvarnos y fallamos.

La gracia es el medio a través del cual Dios trató de salvarnos y tuvo éxito.

Dios fue el iniciador de nuestra salvación, Él es el autor y consumador de nuestra fe. Él se interesó por nosotros antes que nosotros por Él. Antes que tengamos un problema Él ya tiene la solución.

Isaías 65:1

1  Fui buscado por los que no preguntaban por mí;  fui hallado por los que no me buscaban.  Dije a gente que no invocaba mi nombre: Heme aquí,  heme aquí.

Jesús fue el cordero que fue inmolado desde antes de la fundación del mundo.

No podemos elegir como salvarnos; solo hay un método, la ley no puede hacerlo.

La ley estaba compuesta de aspectos morales y aspectos ceremoniales.

En el Nuevo Testamento la ley se retrata en Romanos y Hebreos. Son como pilares gemelos que muestran el contraste entre la ley y la gracia. Ambos tratan extensamente acerca de la imposibilidad de la ley para salvarnos.

Romanos 3:19-24

19  Pero sabemos que todo lo que la ley dice,  lo dice a los que están bajo la ley,  para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;

20  ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;  porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

21  Pero ahora,  aparte de la ley,  se ha manifestado la justicia de Dios,  testificada por la ley y por los profetas;

22  la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él.  Porque no hay diferencia,

23  por cuanto todos pecaron,  y están destituidos de la gloria de Dios,

24  siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

Romanos trata con esta imposibilidad de salvación del hombre basado en su dilema moral; ya que el hombre es pecador por naturaleza. Hebreos trata con los actos ceremoniales para el perdón de pecados mostrando que solo eran sombras.

Hebreos 8:3-5

3  Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios;  por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer.

4  Así que,  si estuviese sobre la tierra,  ni siquiera sería sacerdote,  habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;

5  los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales,  como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo,  diciéndole: Mira,  haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Hebreos 10:1

1  Porque la ley,  teniendo la sombra de los bienes venideros,  no la imagen misma de las cosas,  nunca puede,  por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año,  hacer perfectos a los que se acercan.

La ley tenía como propósito que toda boca se cierre y todo el mundo quede culpable delante de Dios (ya que por la ley es el conocimiento del pecado).

La ley no creo nuestra naturaleza pecaminosa sino que es por la ley que tenemos conocimiento de que el pecado esta en nosotros.

Romanos 4:15

15  Pues la ley produce ira;  pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.

La ley nos muestra un estándar de justicia que nos muestra que ya somos injustos.

Romanos 5:13

13 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.

La imputación de la ley se basa en el conocimiento. La ley es como una línea que nos muestra cuando la cruzamos.

Romanos 7:7-13

7  ¿Qué diremos,  pues?  ¿La ley es pecado?  En ninguna manera.  Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia,  si la ley no dijera: No codiciarás.

8  Mas el pecado,  tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia;  porque sin la ley el pecado está muerto.

9  Y yo sin la ley vivía en un tiempo;  pero venido el mandamiento,  el pecado revivió y yo morí.

10  Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte;

11  porque el pecado,  tomando ocasión por el mandamiento,  me engañó,  y por él me mató.

12  De manera que la ley a la verdad es santa,  y el mandamiento santo,  justo y bueno.

13  ¿Luego lo que es bueno,  vino a ser muerte para mí? En ninguna manera;  sino que el pecado,  para mostrarse pecado,  produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno,  a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso.

Dios colocó la ley en nuestros corazones para mostrar que no hay lugar para traspasarla, por lo que no tenemos excusa.

Pablo estaba vivo con la ley en una época; cuando era un niñito. Los niños judíos eran entrenados diligentemente en la memorización de las Escrituras desde muy temprana edad. Luego con el conocimiento de la ley venía el resultado del pecado, la muerte espiritual.

La naturaleza de pecado está en uno, pero no somos responsables sino hasta que llegamos a la edad de la responsabilidad; que puede variar de niño en niño.

La ley es santa; no hay nada malo en ella, el mal se encuentra en nosotros. La ley no provee soluciones, lo único que hace es mostrarnos el problema.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Gracia de Dios – Parte 2

Lo que No Es la Gracia

Para poder entender lo que es la gracia; entendamos primeramente lo que no es.

1. La Gracia no es el permiso para hacer lo incorrecto

La gracia no es una licencia para pecar; es la solución para el pecado porque es la impartición de la habilidad de Dios para hacer lo que es correcto.

Tito 2:11-12

11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,

12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente.

La gracia de Dios nos enseña a renunciar al pecado y a vivir de manera piadosa.

Judas 1:4

4 Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Aquí nos habla de hombres impíos que convierten en libertinaje la gracia de Dios.

Vine dice de la palabra libertinaje: “Aselgeia: denota exceso, desenfreno, indecencia.”

Esta palabra de gente que tiene falta de restricción; es la gente que dice: “Si se siente bien, ¡hazlo!”

Romanos 5:20-21

20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;

21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro.

El pecado es el problema del hombre, y la gracia es la respuesta de Dios para el pecado.

2. La gracia no es una doctrina teológica muerta

La gracia no es un concepto o teoría; la gracia es más que un conocimiento intelectual o teórico, la gracia es una realidad que experimentamos.

La gracia sola sin la experiencia no tiene ningún valor; porque la gracia es la suma del bondadoso amor y las tiernas misericordias de Dios.

Hay una doctrina de la gracia; pero la gracia es más que una doctrina.

3. La gracia no se funda en los méritos humanos ni en el cumplimiento de las obras de la ley

Los méritos humanos y la gracia son diametralmente opuestos.

No podemos la gracia por nuestras propias acciones ni méritos; Dios proveyó la gracia sin costo alguno por medio de Jesús.

4. La gracia no es una disposición o actitud pasiva de Dios hacia nosotros

La esencia de la doctrina de la gracia es que Dios está por nosotros, y que el actúa eficazmente a nuestro favor.

La gracia se resume en Jesucristo.

5. La gracia no es la habilidad de tolerar miserablemente las situaciones

Mucha gente piensa que el creyente debe pasar por la vida en una vida de miseria y de pesar a través de muchísimas pruebas y tribulaciones.

Confunden las palabras de Dios a Pablo: “Bástate mi gracia, mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Corintios 12:9).

El comentario de la Biblia Reina Valera de 1995 lo explica claramente: “Aunque la frase expresa en forma paradójica un principio general, aquí se refiere al poder de Cristo que actúa en quien confía en él.”

6. La gracia no es barata

Algunas personas devalúan la gracia de Dios mostrando poco respeto hacia ella, he escuchado tanta gente que dice: “La gracia barata”.

La “gracia gratuita” es un término engañoso; no fue gratis para la persona que la obtuvo, para Jesús que pagó por ella con su propia sangre, que le costó todo; la salvación es gratis para nosotros que la recibimos.

La gracia no es barata, sino que es gratuita porque Jesús la obtuvo para nosotros a un gran precio.


Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Preocupación, el pecado #1 de los cristianos

Preocupación, el pecado #1 de los cristianos

Estos días he estado meditando ciertas cosas que han cambiado mi vida, difícil pensar que después de 29 años de cristiano se pueda declarar algo así, pero la Palabra de Dios siempre te trae sorpresas.

Debo confesar que viví en pecado durante varios años, no pecados groseros como robar, matar, adulterar, ni siquiera mentir, pero si estaba metido enn un pecado, podríamos decir subliminal, que está ahí pero no te das cuenta y que se llama la preocupación; un pecado que tiene la gran mayoría de cristianos y no se da cuenta.

¿Que es la preocupación? Estar ocupado de algo de antemano de manera afanosa y ansiosa. Estar pensando que algo malo va ha suceder antes de que esto ocurra  dejando que eso afecte nuestro ánimo y nosprovoque temor.

Veamos una situación que casi les cuesta la vida a los discípulos de Jesús.

Marcos 4:35-41 (La Biblia de las Américas)

35Ese día, caída ya la tarde, les dijo: Pasemos al otro lado.

36Despidiendo a la multitud, le llevaron con ellos en la barca, como estaba; y había otras barcas con El.

37Pero se levantó una violenta tempestad, y las olas se lanzaban sobre la barca de tal manera que ya se anegaba la barca.

38El estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; entonces le despertaron y le dijeron: Maestro, ¿no te importa que perezcamos?

39Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Cálmate, sosiégate! Y el viento cesó, y sobrevino una gran calma.

40Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

41Y se llenaron de gran temor, y se decían unos a otros: ¿Quién, pues, es éste que aun el viento y el mar le obedecen?

La situación ciertamente era peligrosa, pero vemos que en vez de confiar en que Dios traía la solución, los discípulos de Jesús entraron en pánico, olvidándose de quien estaba con ellos.

Que diferente era la actitud de Jesús, Él les había dicho “Pasemos al otro lado”, así que sencillamente se recostó y se durmió, no tenía ni una preocupación en el mundo, el sabía cual era el destino final a donde iban a llegar.

Las tormentas de la vida se van a levantar en contra de todos, se levantaron aún en contra de Jesús; pero ¿qué haremos en medio de ellas?

Dios le dio las instrucciones claras a Josué cuando lo envió a tomar la tierra prometida:

Josué 1:7-9 (Reina Valera 1960)

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

El trabajo por delante era grande, pero Dios le dijo: No temas ni desmayes porque Yo estaré contigo.

En Isaías 41 podemos ver otra maravillosa promesa de Dios.

Isaías 41:10 (Reina Valera 1960)

10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Dios está contigo, Dios está a tu lado, no hay motivo para que vivas preocupado, solo cree en sus promesas, confiando en el que Él no de defraudará, sino que ayudará para que disfrutes de la victoria que el te prometió en Cristo.

Así que no caigas en este pecado de la preocupación, sino que agarrate fuerte de la Palabra de Dios, no vivas en el mañana, vive en el presente, confiado en lo que Dios hizo por ti en el pasado por medio de la obra de Cristo en la cruz.

Recuerda:

Mateo 6:34 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

34 Así que no se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.

El Ciberpastor, 9 de Marzo del 2009

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Como Vencer el Pecado (Romanos 6 – Biblia Expandida de Fe con Notas)

online advertising

Romanos 6

1 ¿Qué diremos entonces? ¿Qué debemos seguir pecando para que Su gracia se multiplique y superabunde? 1

2 ¡De ninguna manera! ¿Cómo es posible que los que hemos muerto al pecado sigamos viviendo en él? 2

3 ¿Ignoran ustedes que todos los que fuimos bautizados3 en Cristo (el Ungido, el Mesías) Jesús (el Salvador), nos hemos bautizado [e identificado] en su muerte?4

4 Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo (el Ungido) resucitó por la gloria del Padre, también nosotros andemos en una vida nueva. 5

5 Porque si nos hemos injertados6 y unidos con Cristo por una muerte semejante a la suya, también nos identificaremos con él en Su resurrección.

6 Sabiendo y entendiendo esto: que nuestro viejo hombre7 fue crucificado juntamente con Él8, para que fuera destruido el cuerpo del pecado, a fin de que ya no sirvamos nunca más al pecado.9

7 Porque el hombre que ha muerto, ha quedado definitivamente liberado del dominio y poder que el pecado ejercía sobre él [y ya no está bajo su esclavitud]. 10.

8 Pero si hemos muerto con Cristo (el Ungido), creemos que también viviremos con Él. 11

9 Sabiendo que Cristo (el Ungido), después de resucitar de la muerte, ya no muere más, porque la muerte ya no tiene poder sobre él.

10 Porque en cuanto al morir, Él murió al pecado de una vez por todas; y ahora que vive, para Dios vive. 12

11 Así también ustedes, considérense13 14 muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo (el Ungido) Jesús (el Salvador).

12 No permitan que el pecado reine ni domine en sus cuerpos mortales como un rey15, de modo que se cedan y obedezcan16 a sus concupiscencias y bajos deseos17.

13 Ni tampoco continúen presentando18 ni exhibiendo sus miembros físicos19 como instrumentos20 (o armas) de injusticia21 al servicio del pecado, porque ustedes ya han muerto al pecado, y están vivos entre los muertos, sino más bien, ofrézcanse y cédanse ustedes mismos a Dios para presentar y convertir sus miembros en instrumentos (o armas) de justicia22 al servicio de Dios.

14 Así el pecado ya no tendrá más dominio ni se enseñoreará23 sobre ustedes, porque no están sometidos a la Ley (como si fueran esclavos), sino a la gracia (como recipientes del favor y el amor incondicional de Dios sobre ustedes). 24 25

15 ¿Y entonces qué? ¿Vamos a pecar porque ya no estamos sometidos a la Ley sino a la gracia? ¡De ninguna manera! 26

.16 ¿No saben que cuando se someten a alguien como esclavos para obedecerle, se convierten en esclavos de aquel a quien obedecen, sea del pecado, que conduce a la muerte, o de la obediencia que conduce a la justicia? 27

17 Pero gracias a Dios, ustedes, después de haber sido esclavos del pecado, han obedecido de corazón a la regla de doctrina28 que les ha sido transmitida29, 30

18 y ahora, habiendo liberados del pecado, han llegado a ser esclavos de la justicia. 31

19 Voy a hablarles en términos humanos, teniendo en cuenta la debilidad natural de su carne. Si antes entregaron sus miembros físicos, haciéndolos esclavos de la impureza y de la iniquidad cada vez mayor, pónganlos ahora al servicio de la justicia que lleva a la santificación. 32

20 Porque cuando eran esclavos del pecado, ustedes estaban libres con respecto de la justicia. 33

21 Pero, ¿Qué beneficio34 sacaron entonces de las obras que ahora los avergüenzan? Porque el resultado final de esas obras es la muerte.

22 Pero ahora, ya que ustedes han sido liberados del pecado y se han hecho esclavos de Dios: tienen como fruto de esto la santificación y como resultado final la vida eterna.

23 Porque el salario35 del pecado es la muerte, mientras que el regalo gratuito36 (el don de gracia) de Dios es la vida eterna37, en Cristo Jesús, nuestro Señor. 38

1 El apóstol aquí se fija en reivindicar más plenamente su doctrina de la consecuencia sugerida más arriba, en Romanos 3:7-8. Tuvo entonces sólo términos fuertes para negar y renunciar a ello: aquí se elimina el fundamento mismo de ello (Wesley).

2 Pablo procede ahora a tratar con esta pregunta. Su primera reacción es emocional: “De ninguna manera” La segunda es una respuesta racional. El autor muestra que para un cristiano que habitualmente se mantiene viviendo en pecado, es decir, de una dependencia a éste, rindiéndose y mostrando cordial a él, es una imposibilidad mecánica. Esto lo hace en los versículos 2-14.(Wuest).

3 G907 βαπτίζω baptízo; dejar abrumado (i.e. completamente mojado); usado solo (en el N.T.) de la ablución ceremonial, espec. (tec.) de la ordenanza del bautismo crist:-bautismo, bautizar, lavar (Strong’s).

4 Pablo ahora procede a mostrar cómo es que esta poderosa división fue efectuada. Él dice que fue traída por Dios a partir del acto de bautizar al pecador que cree en Cristo, para que esa persona pueda compartir su muerte en la Cruz, que la identificación del pecador creyente con Cristo en Su muerte es la causa de la separación de esa persona de la naturaleza pecaminosa (Wuest).

5 Nosotros estamos enterrados con él – Aludiendo a la antigua forma de bautizar por inmersión. Que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria; el glorioso poder, del Padre, por lo que también, por el mismo poder, deberíamos revivir, y como él vive una nueva vida en el cielo, así también nosotros debemos caminar en novedad de vida. Esto, dice el apóstol, es lo que nuestro bautismo representa para nosotros (Wesley).

6 sumfutos (σύμφυτος G4854) primeramente, congénito, innato (de sumfuo, hacer crecer juntamente), luego, plantado o criado junto con, unido a (Romanos 6:5 «plantados juntamente», RV, RVR, RVR77; VM: «unidos con Él»), indicando ello la unión del creyente con Cristo en la experiencia espiritual de «la semejanza de su muerte» (Vine).

7 nuestro viejo hombre. Es decir, el cuerpo de pecado, o naturaleza pecaminosa, que heredamos de Adán (Comentario de La Biblia de las Américas).

8 Gálatas 2:20.

9 sea deshecho [en la muerte de Cristo] a fin de que no sirvamos más al [“estemos en la esclavitud del”] pecado. Porque el que es muerto [“que ya murió”] justificado es [“está libertado”] del pecado-lit., “justificado,” “absuelto,” del pecado. Como la muerte disuelve toda reclamación, así todo lo que reclama el pecado: no sólo el “reinar para muerte,” sino también el guardar a sus víctimas en la servidumbre pecaminosa, ha sido anulado de una vez. por la muerte penal del creyente en la muerte de Cristo; de modo que ya no es “deudor a la carne para vivir según la carne” (cap. 8:12) (Jamieson-Faussett-Brown).

10. Para él que está muerto; con Cristo, se libera de la culpabilidad del pasado, y del poder presente del pecado, como muertos a los mandamientos de sus antiguos amos (Wesley).

11 si hemos muerto…también viviremos con El. Al convertirse, el creyente muere con Cristo a la vida anterior y ha resucitado con Cristo para empezar la nueva vida (cp. Colosenses 2:20; 3:1; 2 Timoteo2:11) (Comentario de La Biblia de las Américas).

12 Murió al pecado; para expiarlo y abolirlo. Él vive a Dios; Una gloriosa vida eterna, tal como también vamos a vivirla (Wesley).

13 G3049 λογίζομαι logízomai; voz media de G3056; hacer inventario; i.e. estimar (lit. o fig.):-estimar, guardar rencor, inculpar, atribuir, tener por cierto, concluir, considerar, contar, contratar, tomar en cuenta, discutir, disponer, pensar, tener por (Vine).

14 Consideraos: El verbo griego es el mismo que aparece en el cap. 4 con el sentido de tener en cuenta (véase Romanos 4.3). No se trata de una simple opinión, sino de que el creyente reconozca que, por su unión con Cristo, está realmente muerto con respecto al pecado, pero vivo para Dios (v. 3-8) (Comentario Reina Valera 1995).

15 Cuando el santo se da cuenta del hecho de que el poder de la naturaleza pecaminosa sobre él está roto, obedece a la exhortación de Pablo, “No permitan que el pecado reine en sus cuerpos mortales.” “Reinar” es basileuō, “reinando para ejercer el poder.” El verbo está en tiempo presente con el imperativo negativo , que prohíbe la construcción de la continuación de una acción que ya está en curso. Esto es, “Dejen de permitir que la naturaleza pecaminosa reine como rey en su cuerpo mortal.” La naturaleza pecaminosa es un monarca destronado. El creyente tiene la responsabilidad de mantenerlo montado en el trono de su corazón, que es el lugar que el Señor Jesús debe ocupar. El creyente es muy capaz de hacer esto. Su voluntad es libre. Tiene la naturaleza divina y el Espíritu Santo para instarlo, y darle el deseo y la facultad de rechazar la naturaleza pecaminosa y de obedecer la Palabra. Pablo dice, “Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne.” (Gálatas 5:16) (Wuest).

16 G5219 πακούω jupakoúo; oír bajo (como subordinado), i.e. escuchar con atención; por impl. prestar atención o conformarse a comando o autoridad:-escuchar, obedecer (Strong’s).

17 En Romanos 6:12, el requerimiento a no dejar que reine el pecado en nuestro cuerpo mortal para obedecerle en sus concupiscencias, se refiere a aquellos malos deseos que están listos para expresarse en una actividad corporal (Vine).

18 G3936 παρίστημι parístemi; o prol. παριστάνω paristáno; estar junto a, i.e. (trans.) exhibir, proferir, (espec.) recomendar, (fig.) substanciar; o (intr.) estar a mano (o listo), ayudar:-acepto, ayudar, comparecer, dar, lado, poner, presentar, presente, probar, rodear, someter (Strong’s).

19 G3196 μέλος mélos; de afin. incierta; extremidad o parte del cuerpo:-miembro (Strong’s).

20 joplon (ὁπλον G3696) originalmente cualquier herramienta o utensilio para preparar una cosa, vino a utilizarse en plural de armas de guerra (Vine).

21 G93 δικία adikía; injusticia (legal) (prop. la cualidad, por impl. el acto); mor. maldad (de carácter, vida o acción):-iniquidad, injusticia, injusto, a, maldad, malo, a, agravio (Strong’s).

22 G1343 δικαιοσύνη dikaiosúne; equidad (de carácter o acto); espec. justificación (crist.):-justicia, justificación (Strong’s).

23 kurieuo (κυριεύω G2961) ser señor sobre, tener dominio sobre, enseñorearse (Vine).

24 Cuando el santo obedece a las instrucciones establecidas en estos versos con relación a su ajuste a la naturaleza del mal y la naturaleza divina, Pablo dice, “La naturaleza pecaminosa no ejercerá señorío sobre ti,” y da la razón, “Usted no está bajo la ley, sino bajo la gracia.” El estar bajo la ley se refiere a una persona no salva que intenta vivir en obediencia a la ley de Dios. El estar bajo la gracia es ser una persona salva que ha sido objeto de la intervención quirúrgica en la que el poder de la naturaleza pecaminosa se ha roto y la naturaleza divina se ha implantado. El poeta dice: “Cumpla los mandamientos de la ley y viva, pero no me da ni pies ni manos. Una mejor palabra trae el evangelio. Me hace volar y me da alas”. Alas en la Escritura, habla del poder sobrenatural (Wuest).

25 El pecado no tendrá dominio sobre usted; no tiene ni derecho ni poder. Porque vosotros no están bajo la ley; una dispensa de terror y esclavitud, que muestra sólo el pecado, sin permitir vencerlo. Pero bajo la gracia; en la misericordiosa dispensación del evangelio, que trae la victoria completa sobre él para cada persona que esté bajo la poderosa influencia del Espíritu de Cristo (Wesley).

26 Ahora bien, dado que nuestra salvación no depende del estricto sometimiento a la ley mosaica, sino de aceptar la gracia de Dios, ¿podemos seguir pecando despreocupadamente? ¡De ninguna manera! (Biblia Castilian).

27 Todo hombre es el siervo del amo a cuyos mandamientos se rinde, sean las disposiciones pecaminosas de su corazón en acciones que llevan a la muerte, o la nueva obediencia espiritual implantada por la regeneración (Matthew Henry).

28 G1322 διδαχή didajé; instrucción(el acto o la material):-doctrina, enseñanza, enseñar (Strong’s).

29 G3860 παραδίδωμι paradídomi; rendirse, i.e. ceder, confiar, transmitir:-dar, encarcelar, encomendar, enseñar, entregar, exponer, maduro, poner, preso, transmitir (Strong’s).

30 Empero gracias a Dios, que aunque fuisteis siervos del pecado-anteriormente, como algo ya ido y pasado para siempre, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual sois entregados-o “echados”, como si hubieran sido puestos en un molde. La idea es que la enseñanza a la que se habían entregado de corazón, había dejado en ellos su sello peculiar (Jamieson-Faussett-Brown).

31 “Ser libres” es eleutheroō, “el liberar, hacer libre de la esclavitud, a poner en libertad,” Después de haber sido puesto en libertad de la naturaleza de maldad, el creyente se constituyó en un esclavo de la justicia (Wuest).

32 Humana cosa digo-descendiendo, para ilustrar mejor su enseñanza, al nivel de las cosas comunes-por [causa de] la flaqueza de vuestra carne [la debilidad de vuestra comprensión espiritual]: que como para [la práctica de] iniquidad presentasteis vuestros miembros a servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santidad presentéis vuestros miembros a servir [“como siervos”] a la justicia-Más bien, “para alcanzar la santificación”, como se traduce la misma palabra en 2 Tesalonisenses 2:13; 1 Corintios 1:30; 1 Pedro 1:2; quiere decir, “Para que vosotros, recordando el entusiasmo con que servíais al Pecado y los esfuerzos consagrados a ello, seáis estimulados para mostrar igual celo e igual exuberancia en el servicio de un Amo mejor” (Jamieson-Faussett-Brown).

33 Cuando ustedes eran esclavos del pecado, eran libres de la justicia – Con mayor razón, por lo tanto, ahora ustedes deben de estar libres de maldad; de ser lo más uniforme y celosos en servir a Dios como lo hacían al servicio al diablo (Wesley).

34 G2590 καρπός karpós; fruto (como arrancado), lit. o fig.:-resultar en beneficio, descendencia, fruto (Strong’s).

35 G3800 ψώνιον opsónion; raciones para un soldado, i.e. (por extens.) su estipendio o paga:-paga, salario, expensas (Strong’s).

36 carisma (χάρισμα G5486) un don de gracia, una dádiva que involucra gracia (caris) de parte de Dios como Dador (Vine).

37 La salvación no es un pago sino una dádiva. Nadie puede ganarla ni obtenerla por sus propios méritos (Comentario de la Biblia de las Américas).

38 La muerte – temporal, espiritual y eterna. Es debido a la paga del pecado, pero la vida eterna es el don de Dios – La diferencia es notable. Las malas obras merecen la recompensa que reciben: las buenas obras no. El primero demanda un salario: la última se acepta como un regalo (Wesley).

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

La Verdad acerca de los Ángeles y los Demonios – Parte 6

1. Satanás

En la teología se utiliza el término satanología, que significa el estudio de la persona y obra de Satanás: su origen, su desobediencia y oposición contra Dios y su iglesia.

Para poder entender a Satanás debemos entender en primer lugar cual fue su origen y su caída.

“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser” (Ezequiel 28:11-19).

En este pasaje vemos cual fue su estado original. Su clase angelical era la de un querubín, y no uno cualquiera sino uno grande; era llamado protector y vivía en el monte de Dios. Era perfecto en todos sus caminos desde que fue creado. Además era el encargado de la adoración celestial.

Pero algo pasó en él que provocó su caída, el orgullo entró en su vida.

Debido a su belleza y perfección se llenó de orgullo quiso derrocar a Dios y tomar su lugar. “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.” (Isaías 14:13-14).

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized