Archivo de la categoría: jesus

La RECETA del Gran Médico para DEJAR la Tibieza

recetadelgranmedico

Desde que me convertí he escuchado las palabras de los profetas de condenación llamando “tibios” a todos los que no cumplían con sus códigos de conducta, es decir, la ley que ellos mismos habían creado, siempre basados en el Antiguo Pacto, o lo que ellos consideraban que era bueno o malo.

Pero la pregunta de fondo, es, ¿qué es ser tibio?

Vayamos a Apocalipsis 3 donde es la única vez que aparece este pasaje en la Biblia, y que ha sido la fuente de inspiración de los creyentes legalistas para ametrallar a sus hermanos en Cristo con duras palabras de condenación:

Apocalipsis 3:14-22
14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente!
16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la verguenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.
20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Esta iglesia de Laodicea es considerada la segunda peor Iglesia de las 7 de Apocalipsis, ya que a la de Sardis la llama “muerta” (3:1).

Cuando hablan acerca de esta iglesia, la gente piensa que su problema es que era rica, y puede que eso sea cierto, pero la Biblia va más allá de eso.

Empieza diciendo: “Yo conozco tus obras”. Entonces vemos que este no es un asunto de riquezas sino de obras.

Y luego le dice: “Tú no eres ni frío ni caliente, eres tibio.”

Como hemos dicho, la palabra tibieza sale una sola vez en la Biblia, solo en este pasaje, entonces, para un buen entendimiento de la Biblia debemos ver palabras con significado o sentido similar en la Biblia.

Definamos que es algo tibio, si en un balde colocas agua fría y caliente, obtienes agua tibia; es decir, es una mezcla de dos cosas diferentes.

¿Qué nos dice la Biblia de las “mezclas”?

Levítico 19:19
19 Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos.

En este pasaje de la ley de Moisés vemos que a Dios prohibió las mezclas, tanto de animales, como de semillas y hasta de hilos de vestidos.

¿Nos está hablando Dios de la cultura transgénica de hoy? No, no habla de eso, recordemos que toda la ley apunta a Cristo, así que el significado debe ser un poco diferente.

También en Éxodo 34:15-16 y Deuteronomio 7:2-4 Dios le prohibió a la nación judía mezclarse y casarse con las naciones vecinas. ¿Está hablando Dios de racismo o “supremacía judía”?

Tampoco, nuevamente toda la ley apunta a Cristo.

Vemos en los Evangelio las palabras de Jesús acerca del tema para clarificar más:

Mateo 9:16-17
16 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.
17 Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

Es evidente que Jesús no está hablando solamente de parches, vestidos, vinos y odres; el significado va más allá de eso.

Los parches nos hablan de los dos pactos, los vestidos de la salvación, uno no se salva por la mezcla del Antiguo y del Nuevo Pacto.

Nuevamente, el vino y los odres nos hablan del Antiguo y el Nuevo Pacto; no se pueden mezclar la ley con la gracia, no se pueden conservar juntamente.

En esencia, la ley nos habla del esfuerzo humano para cumplir los 613 mandatos de la ley, los cuales deben cumplirse sin ninguna falla para ser justificados, lo cual es totalmente es imposible.

La gracia nos habla del amor de Dios por el hombre, que sin tomar en cuenta sus imposibilidades y pecados ofrece salvación por medio de la fe en Jesucristo.

Veamos en Gálatas 5 un poco más de las mezclas:

Gálatas 5:1-4
1 Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
2 He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.
3 Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.
4 De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

El problema de los Gálatas era que habiendo recibido la salvación por gracia, debido a su fe en Jesucristo, vinieron los judaizantes diciéndoles que eso no era suficiente; que debía añadirle la ley a la gracia para ser salvos.

Pablo les dice que si mezclan la gracia, que habían recibido, con la ley se caían de la gracia.

Vemos que a Dios no le agradan las mezclas.

Volvamos a nuestra iglesia tibia de Laodicea, ellos habían mezclado el agua fría de la ley, con el agua caliente de la gracia, y como resultado apareció una apestosa agua tibia que le provocó nauseas a Jesús.

La tibieza espiritual resulta de mezclar la ley con la gracia para tratar de justificarnos ante Dios.

El creyente de Laodicea decía: Soy rico, no tengo necesidad de nada, mis obras y la ley me bastan. Ellos pensaban que eran justificados ante Dios por las obras meritorias del esfuerzo humano y el cumplimiento estricto de la ley.

Esto me hace recordar la historia del joven rico y Jesús en Marcos 10:17-30.

El joven rico llegó a Jesús con la autosuficiencia de una persona que se siente digna para recibir la salvación por haber cumplido la ley a cabalidad.

Le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” Es decir, ¿que esfuerzo humano más debo hacer para alcanzar la salvación? Estaba colocando sus ojos en las obras que tenía que hacer para ser salvo.

Jesús le dijo: “Bueno, tú conoces la ley“; y la empezó a citar.

Él le dijo: “Jesús yo, yo le he hecho desde joven.” Es decir mi propio esfuerzo lo ha alcanzado.

Y cuando el joven estaba realmente emocionado, Jesús le dijo: “Solo una cosa te falta“, es decir le dijo: “¿Creíste que cumplir la ley era suficiente? Hay algo más que debes hacer.”

La ley es como un pozo tan profundo que nunca puedes llegar al fondo, siempre hay algo más que debes hacer.

Le dijo: “Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.”

Le estaba diciendo, es momento de que dejes todo lo que has ganado con tu esfuerzo humano, todas riquezas que piensas que has obtenido por el cumplimiento de la ley de Moisés, y ven, sígueme poniendo tu confianza en tu cruz, que es la fe en lo que obtuvo para ti la cruz de Cristo.

Es lo que le dijo a la iglesia de Laodicea: “Ustedes piensan que han atesorado riquezas suficientes para alcanzar la salvación por medio de su cumplimiento de la ley y las obras meritorias de su esfuerzo humano; pero les tengo noticias, UNA COSA LES FALTA.”

Les está diciendo que todo lo que habían hecho no les había servido para nada, el  mezclar la gracia con la ley, aunque a los ojos de la gente sea sinónimo de santidad, para Dios no lo es, sino todo lo contrario.

Y ahora viene con la solución para el problema, es tiempo de cambiar sus esfuerzos por mi gracia. Es el hacer lo que le dije al joven rico, vendan todas sus “riquezas espirituales“, y “compren” las que valen, las riquezas de mi gracia.

¿Pero cómo?

Jesús les dijo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Les dice como al joven rico: “No pongan sus ojos en la ley ni en sus obras, pongan sus ojos solo en mí.”

Como conclusión, ya que la tibieza es la mezcla de la ley y la gracia, la receta del Gran Médico, es dejar de mezclarlas para nuestra justificación y poner nuestros ojos solo en Jesucristo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Cristologia, Fe, gracia, iglesia, jesus, Uncategorized

Hemos creído y conocido Su amor

hemos creido y conocido el amor

En 1 Juan 4:16 dice: “Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor….”

Estas palabras encierran una gran verdad, Dios nos ama; el no está enojado con nosotros, Dios es amor y nos ama. Su misma naturaleza, Su misma esencia es el amor y eso es lo que Él tiene por nosotros.

En Juan 3:16 vemos la mayor manifestación del amor de Dios por nosotros: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Esta frase, “de tal manera“, nos muestra la intensidad y grandeza de su amor por nosotros.

He escuchado predicadores de condenación “famosos“,  Juanetes Bautistas del Siglo XXI, decir: “Dios odia el pecado y odia al pecador.” Me pregunto si es que han leído Romanos 5:8 donde dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

¿Pueden imaginarse esto? Nosotros eramos pecadores, pero aún así Dios nos amo y envió a Jesús, Su hijo unigénito para morir por la humanidad.

En la oración de Efesios 3, Pablo nos anima a conocer más y más de ese amor:

14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;
17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,
18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,
19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,
21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

Cuando era joven en el Señor cantábamos la canción “El amor de Dios es maravilloso”; el coro de esta canción decía: “Tan alto que no puedes estar más alto que él, tan bajo que no puedes estar debajo de él tan ancho que no puedes estar afuera de él, grande es el amor de Dios.”

El amor de Dios es como una burbuja que nos rodea de la que no podemos salir por más que lo intentemos, Dios está ahí con nosotros cuidándonos, protegiéndonos, amándonos.

En Romanos 8 vemos más de ese amor maravilloso de Dios por nosotros:

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.
37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Ese amor tan grande se manifestó cuando Cristo vino al mundo a morir por nosotros; y Pablo no hace reflexionar, al decir que si Dios no escatimo en dar a Su hijo unigénito por la salvación del mundo, ¿cómo no nos dará con Él todas las cosas?

Pero va más allá al decirnos que no hay nada que pueda separarnos de ese amor de ese amor tan grande e inmenso que Dios tiene por nosotros, nada ni nadie, ni siquiera nosotros mismos, porque Dios nos ama.

Algunos creyentes se condenan pensando que sus pecados los alejan de Dios, pero nos se dan cuenta la verdad que encierra 2 Corintios 5;19; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, si Dios antes que lo conocieras no tomaba en cuenta tus pecados, ¿qué te hace pensar que lo hace ahora?

En 2 Corintios 5:21 dice: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Dios no toma en cuenta tus pecados porque los puso en Cristo, Él tomó tu lugar, Él se hizo pecado por ti, Él sufrió el castigo del pecado por ti, al morir en la cruz y descendiendo a las partes más bajas de la tierra por ti. Lo hizo para que no tengas que pasar por ello.

Por eso debemos ir a las Escrituras para conocer y entender Su amor por nosotros, y recibir todos los beneficios de ese amor.

Ya que has conocido de Su amor, empieza a creer que Dios te ama.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, ángeles, Fe, jesus, Sanidad Divina

Andrew Wommack – Cómo Cumplir La Voluntad De Dios

En esta enseñanza Andrew Wommack nos dice como es que podemos cumplir con el plan de Dios para nuestras vidas

andrew wommack - como cumplir la voluntad de dios

Cómo Cumplir La Voluntad De Dios

Por Andrew Wommack

Muchos de ustedes probablemente conocen la historia de Elías y la viuda de Sarepta. Me gustaría señalar algo en esta historia que puede ser que no te hallas dado cuenta. Es una llave para cumplir la voluntad de Dios para tu vida.

La historia comienza en 1 Reyes 17, donde Elías entregó una palabra profética del Señor al rey Acab.

Elías … dijo a Acab … no habrá rocío ni lluvia estos años, sino conforme a mi palabra” (1 Reyes 17: 1).

Elías escuchó de Dios, y obedeció Su palabra, diciéndole a Acab que la sequía vendría. Esto era peligroso porque Acab había prohibido adorar a Dios y había salido para matar a todos sus profetas. Desde el punto de vista natural, este no fue un movimiento inteligente para Elías.

Elías podría muy fácilmente haber racionalizado esto y simplemente quedarse en su armario de oración para orar por la sequía. Pero no lo hizo, y por eso, se convirtió en el hombre más poderoso de la nación. Cuando la sequía vino, probando que sus palabras eran verdaderas, le dieron la fuerza para decirle al rey lo que debía hacer, y el rey procedió a hacerlo (1 Reyes 17: 17-20).

Ese único paso de obediencia, tan ilógico como parecía en lo natural, lo inició en el camino hacia el cumplimiento de la voluntad de Dios. Aquí es donde tantos cristianos fracasan. Descubrieron la voluntad de Dios para sus vidas al buscarlo y no se apoyan en su propio entendimiento (Proverbios 3: 5). Entonces, cuando Dios les da pasos específicos, ellos vienen con un millón de excusas de por qué no pueden hacerlo.

Veo esto una y otra vez con los futuros estudiantes universitarios bíblicos. Tantos me han dicho que saben que Dios quería que ellos vinieran a nuestra universidad hace años, pero por cualquier razón-padres, hijos, mascotas, puedes nombrarla; no vinieron. La verdad es que si esperas que todo en tu vida se alinee perfectamente antes de obedecer a Dios, nunca lo harás.

Después de que Elías le dijo a Acab acerca de la sequía, Dios volvió a hablar con Elías:

Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán. Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer.” (1 Reyes 17: 2-4).

Dios le dijo a Elías exactamente qué hacer, y luego le dijo dónde encontrar su provisión. Pero nota, esta palabra de provisión no vino; no pudo venir, hasta que Elías obedeció a la primera palabra de Dios. Tantas veces, queremos que Dios presente todo Su plan para nuestras vidas, pero Él no opera de esa manera. ¿Por qué debería darnos el paso número diez cuando no hemos obedecido los pasos uno al nueve?

Elías tuvo que dar un paso de fe y obedecer esta palabra de Dios. Tenía que confiar plenamente en que Dios iba a pasar por él. No puedes permitir que el miedo y la duda te impidan cumplir la voluntad de Dios para tu vida.

Si Dios te ha dicho que hagas algo, no trates de averiguar cómo funcionará o de dónde vendrá la provisión. Dios le dijo a Elías que fuera y que Él le proveería cuando llegara allí. (Tengo una enseñanza sobre esto, llamada “Un lugar llamado allí.“) Elías tuvo que actuar con fe e ir al arroyo si quería ver la provisión de Dios.

Es como el fútbol. Los buenos quarterbacks no lanzan la pelota directamente a los receptores; Lo lanzan hacia delante, donde se supone que los receptores están cuando la bola llega a ellos. Dios no enviará nuestra provisión hasta que nos movamos y actuemos en Su Palabra. Él enviará Su provisión donde Él nos dijo y espera que vayamos. Podemos esperar hasta que tengamos la provisión en la mano antes de obedecer a Dios, pero Dios dice: “Obedéceme, y la provisión estará allí“.

Vemos en 1 Reyes 17: 5 que Elías volvió a obedecer a Dios:

Y él fue e hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fue y vivió junto al arroyo de Querit, que está frente al Jordán“. Y como antes, una vez que obedeció, Dios le mostró el siguiente paso:

Levántate, vete a Sarepta… He mandado allí a una viuda para sostenerte” (1 Reyes 17: 9).

Este fue el siguiente lugar de Elías llamado allí. También era el lugar de la viuda llamado allí. Ella también tuvo que salir en fe y obedecer la palabra de Dios a través del profeta para ver Su provisión. Porque ella y Elías ambos obedecieron, ella recibió provisión sobrenatural, su hijo resucitó de entre los muertos, y un avivamiento estalló (1 Reyes 17: 10-18: 39).

Perderás mucho si no obedeces a Dios. Si quieres terminar tu carrera fuerte y hacer todo lo que Dios ha planeado para ti, debes obedecer los pasos que Dios te da. ¡No hay atajos!

Ahora, quiero aclarar esto diciendo que si no obedeces, Dios todavía te amará. Seguirás siendo Su hijo, todavía lo lograrás ir al cielo, y Él te seguirá usando en Su reino.

Ninguno de nosotros es perfecto. Siempre habrá momentos en que no obedecemos y seguimos perfectamente. Eso no cambia la gracia de Dios hacia nosotros ni su amor por nosotros.

Sin embargo, lo que la desobediencia es abrir la puerta a Satanás para matar, robar, destruir y tomar ventaja de nosotros. Romanos 6:16 nos dice que cualquier cosa que obedezcamos finalmente nos dominará.

Dice:

¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?

Si desobedecemos a Dios, estamos abriendo la puerta para que Satanás nos controle, y no podremos cumplir completamente lo que Dios nos ha llamado a hacer.

Si queréis y obedecéis, comeréis el bien de la tierra” (Is 1:19).

Para que podamos caminar en la plenitud de lo que Dios tiene para nosotros; el bien de la tierra- debemos obedecer todo lo que Él nos dice que hagamos.

Esto se aplica no sólo a las instrucciones específicas que Él puede dar, sino también a los principios generales encontrados en Su Palabra. Por ejemplo, la Palabra de Dios tiene mucho que decir acerca de dar.

Una de estas escrituras es Proverbios 3:9, que dice:

Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos.

Para mí, no hay nada más claro que eso. Sin embargo, muchas personas optan por ser más influenciados por sus saldos en la chequera que la Biblia cuando se trata de dar. Si tienen más, pueden dar a Dios, pero si el dinero está apretado, van a ignorar lo que Dios dice y optar por pagar por otras cosas que consideran más importantes. Eso es un error enorme. No puede simplemente ignorar la Palabra de Dios y esperar cumplir Su voluntad.

Otros principios generales que posiblemente escogemos no obedecer son perdonar a otros (Colosenses 3:13), caminar en amor (Efesios 5: 2), ser estudiantes de la Palabra (2 Timoteo 2:15), y así sucesivamente. Dios aun nos amará si no obedecemos, pero nos estamos obstaculizando y cediendo al diablo desobedeciendo Su Palabra.

Muchos de ustedes tienen algo que Dios ha puesto en sus corazones para que hagan, y por cualquier razón, simplemente no lo han hecho. ¡Deja de dar excusas y empieza! Si no sabes exactamente cómo hacerlo, ora y pídele a Dios que te dé sabiduría (Santiago 1:5-8).

Es como dirigir un barco: No tienes que ir a toda velocidad si no estás exactamente seguro de hacia dónde te diriges, pero tienes que empezar a moverte en alguna dirección antes de que el timón entre en vigor. Entonces el barco se puede girar en la dirección correcta. Cuando comiences a moverse, Él te dará instrucciones más claras. Recuerda que la fe sin obras está muerta (Santiago 2:20 y 26).

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Andrew Wommack, Biblia, diezmos, Favor, Fe, gracia, iglesia, jesus, ministerio, oración

Andrew Wommack – Cómo Seguir la Voluntad de Dios

En esta segunda lección Andrew Wommack nos muestra de que manera podemos seguir la voluntad de Dios

andrew wommack - como seguir la voluntad de Dios

Cómo seguir la voluntad de Dios

Por Andrew Wommack

He pasado por tiempos difíciles desde 1968, cuando comencé por primera vez en el ministerio. A menudo he sentido ganas de rendirme. De hecho, muchas personas que yo conocía en aquellos días pensaban que debía hacerlo. Pero Jamie y yo continuamos, y ahora vemos innumerables vidas cambiadas a través del mensaje del amor incondicional y la gracia de Dios. Queremos compartir contigo algunas de las cosas que el Señor nos enseñó para mantenernos en el camino, y oramos que haga lo mismo por ti.

Aunque conocimos la voluntad general de Dios para nosotros desde el principio, no teníamos ni idea de cómo llevarla a cabo. Tuvimos que aprender a permanecer totalmente dependientes de Él y escuchar su voz pequeña y tranquila paso-a-paso para la revelación de Su plan. Cuando lo buscamos diligentemente, cada paso se hizo claro y el ministerio creció.

Un paso muy importante que Dios nos llevó a tomar fue regalar nuestras cintas y CDs a aquellos que no podían pagarlos. La mayoría de la gente no entendía por qué lo hicimos, pero funcionó. En retrospectiva, esta fue una de las cosas más inteligentes que he hecho. Si no hubiéramos seguido la dirección de Dios en esto, no habríamos crecido como lo hicimos. Dejamos de contar hace años, después de regalar más de seis millones de cintas, CD, folletos y otros recursos. Ahora, cada día, hay un promedio de más de 22.000 visitas a nuestro sitio web y miles de descargas. ¡Aleluya! ¡La Palabra está saliendo!

Regalar nuestros materiales fue una decisión importante y un gran paso para nosotros, pero desde entonces, ha habido muchas más decisiones y pasos. Muchas de las cosas que Dios nos ha dicho que debemos hacer nos han ayudado a evitar las trampas y han producido Sus abundantes bendiciones.

Aprendimos que no basta con conocer la voluntad de Dios; Tuvimos que aprender a seguirla también. Algunas personas obtienen una revelación de la voluntad de Dios, pero luego dejan de buscarle dirección sobre cómo llevarla a cabo. Conocer la voluntad de Dios es crítico, pero es sólo el primer paso. Después de eso, debes aprender a seguir Su voluntad y cooperar con Él para llevarlo a cabo.

Un gran ejemplo bíblico de esto es la historia de Moisés. Aquí está alguien que sabía la voluntad de Dios para su vida, sin embargo, perdió completamente el tiempo y el plan de Dios.

Éxodo 2 nos da un resumen de los primeros cuarenta años de la vida de Moisés.

Es absolutamente milagroso cómo el Señor usó al mismo que ordenó la muerte de Moisés para levantarlo y llevarlo a la grandeza. Pero Moisés necesitaba más que una educación egipcia privilegiada.

Moisés cometió un error crítico, el cual fue registrado en Éxodo 2:11-12: “En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.”

Debido a que Éxodo 2 no proporciona muchos detalles, algunos asumen que Moisés simplemente defendió el hebreo porque era lo correcto, no porque Moisés se diera cuenta de que él mismo era un hebreo.

Hechos 7:23-25, sin embargo, contradice este pensamiento: “Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel. Y al ver a uno que era maltratado, lo defendió, e hiriendo al egipcio, vengó al oprimido. Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.

A través de estos versículos, está claro que Moisés sabía que Dios lo llamó para traer la liberación a los hebreos. Aunque Moisés conocía la voluntad de Dios, pensó que su propia fuerza e influencia lo llevarían a cabo. Él tomó las cosas en sus propias manos y mató al egipcio, por eso falló totalmente el plan de Dios y el calendario para la liberación de los israelitas. Terminó costando a Moisés cuarenta años en el desierto, que no era el plan original de Dios.

Por mi registro de la Escritura y la profecía que Dios le dio a Abraham acerca de cuándo los hijos de Israel saldrían de Egipto, Moisés fue al menos diez años prematuro en tratar de cumplir la voluntad de Dios (Génesis 15:13 con Éxodo 12:40) .

Los relatos seculares que he leído sobre la vida de Moisés dicen que él era un líder poderoso e influyente. Es probable que Moisés supiera que, como sabía que Dios quería que él fuera el libertador de los israelitas, ¿por qué esperar? Podía hacerlo por su cuenta. Su impaciencia costó a los israelitas treinta años de esclavitud adicional y Moisés cuarenta años en el desierto.

Muchas personas en el cuerpo de Cristo están cayendo en la misma trampa que Moisés hizo. Tropiezan con la voluntad de Dios para sus vidas, pero luego deciden que pueden llevar a cabo Su voluntad por sus propios talentos o fuerzas naturales. Ellos piensan que tienen el plan de Dios todo resuelto, y no toman tiempo para descubrir cómo es que Él quiere lograr Su voluntad a través de ellos.

A menudo, la gente no toma tiempo para prepararse para que la voluntad de Dios se cumpla. Se mueven por la necesidad que está a su alrededor, y se sienten presionados a apurarse para hacer que el plan de Dios suceda. No puedes acelerar las cosas de Dios, pero ciertamente puedes retrasarlas. Moisés encontró esto de la manera más difícil y terminó retrasando el plan de Dios por treinta años.

Los cristianos que han sido llamados al ministerio piensan que no tienen tiempo para ir a la escuela bíblica o ser entrenados. Piensan que tienen que salir en ese momento y empezar a cumplir el llamado de Dios. Razonan que si no comienzan en sus ministerios, la gente puede sufrir mientras están ocupados preparándose. Pero lo que no piensan son las personas que sufrirán si entran en sus ministerios sin preparación.

A través de la Biblia, vemos ejemplos de Dios preparando a Su pueblo para el ministerio al que los llamó. Él nunca ungió a la gente y luego los envió al día siguiente a predicar. David esperó trece años desde el momento en que fue ungido para ser rey hasta que llegó a ser rey. Después que Samuel lo ungió, ¿qué hizo David? Volvió a los campos y cuidó las ovejas. (Mira 1 Samuel 16:13-19.)

Como ya hemos visto, Moisés tuvo que esperar diez años. Pablo tuvo que esperar catorce. Y luego estaba Abraham, que tuvo que esperar veinticinco años. A los 100 años, vio que la profecía de Dios de ser un “padre de muchas naciones” se cumplió. Dios hizo que todos estos hombres esperaran para prepararlos. Quería estar seguro de que tendrían éxito en lo que Él los llamó a hacer.

Un peligro que vemos hoy en el cuerpo de Cristo está introduciendo a los nuevos cristianos en el centro de atención del ministerio antes de que estén listos. Esto se ha vuelto especialmente popular entre las celebridades recién convertidas, como atletas o estrellas de cine. Los ponemos en posiciones de liderazgo antes de que estén listos, pensando que su estatus de celebridad atraerá a otros a Jesús. Primera Timoteo 3: 6 nos advierte acerca de esto mismo. Pero muchos ignoran la advertencia de Dios, y la gente termina siendo herida por eso.

Dios siempre te llama a hacer algo totalmente más allá de tu propia habilidad, porque Él quiere que dependas de Él. Es importante que esperes y hagas las cosas a Su manera y en Su tiempo, no sólo para ti, sino también para aquellos a los que Dios te ha llamado a alcanzar. No puedes simplemente salir corriendo e intentar sobrevivir sin la constante instrucción de Él.

Jesús habló de esto en Juan 15: 5, que dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer“.

Solamente cuando permanecemos conectados con el Señor a través de la Palabra y la oración-buscando Su dirección- traemos mucho fruto. Si no lo hacemos, no lograremos nada. ¡No vas a conseguir nada más claro que eso! La clave es permanecer en Él; mantenerte en comunión con Él, y no salir por nuestra cuenta tan pronto como creamos que sabemos lo que Él quiere que hagamos.

Algunos de ustedes pueden pensar que han estropeado Sus planes para sus vidas tan mal que no hay manera de recuperarse. Pero Dios puede cambiar cualquier cosa. Si te humillas  y pides Su liderazgo, Él te llevará de vuelta al camino. Moisés salió de la voluntad de Dios, pero Dios todavía lo usó de una manera poderosa. Si le preguntas, Él te mostrará qué hacer.

No hay fórmulas con Dios. Él quiere llevarteo con una relación personal y viva. Necesitas Su dirección diaria para evitar errores y permanecer en el camino que Él tiene para ti. Arrepiéntete de hacer las cosas en tu propia fuerza. Luego pregúntale por Su tiempo y plan perfecto.

Deja un comentario

Archivado bajo Andrew Wommack, Biblia, Favor, Fe, gracia, jesus, ministerio, oración

100 Días de Favor (Joseph Prince) – Devocionales del 1 al 10

100diasdefavordia

Este es un gran libro de Joseph Prince, en el cual encuentras 100 devocionales con los que puedes empezar tu día llenándote del favor de Dios.

Diariamente estoy traduciendo un devocional y subiéndolo a mi blog “Gracia Extrema”, en este post te dejo los links de los 10 primeros para que puedas llenarte del favor de Dios para tu vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Cristologia, dinero, Favor, Fe, gracia, iglesia, jesus, joseph prince, milagros, ministerio, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina

Gracia y Fe, Dios y el Hombre Trabajando Juntos

Romanos 4:13-16
13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.
14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.
15 Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.
16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

Es sorprendente como la gente separa la fe y la gracia como si fueran dos grandes enemigos.

La fe y la gracia no están divorciadas, es por fe para que sea por gracia.

Cuando hablamos de la salvación vemos como trabajan juntas.

Efesios 2:8-9
8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
9 no por obras, para que nadie se gloríe.

Vemos aquí que la salvación es un regalo de Dios. Ese regalo viene de la gracia de Dios y lo recibimos por medio de la fe.

La gracia es el amor de Dios sin límites hacia nosotros, es Su favor inmerecido.

La salvación viene de parte de Dios por la obra terminada de Jesucristo.

La fe viene por el oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17).

Entonces vemos que la gracia y la fe van de la mano para recibir la salvación que viene de Dios.

Romanos 5:1-2
5 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;
2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

La fe en Jesucristo es la que nos da entrada a la gracia que ya fue provista para nosotros.

En el gran e inmenso amor de Dios por nosotros, que es Su gracia, Dios ya nos dio todas las cosas las cuales las recibimos por la fe.

La parte de Dios es la gracia, pero nuestra parte es creerle, tal como hizo Abraham, le creyó a Dios y le fue contado por justicia.

Y nuevamente en Romanos 4:16: “Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.”

Creámosle a Dios y disfrutemos de las ricas bendiciones que Él por Su Gracia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Fe, gracia, jesus, milagros, Sanidad Divina

30 Cosas peligrosas que pueden sucederle a una persona que se enfoca demasiado en el amor de Dios por ellos

Encontré en el facebook de Ed Elliot esta escalofriante lista de cosas que pueden sucederle a los cristianos que se enfocan demasiado en el amor de Dios (estoy frito).

Aquí les dejo la traducción.

edelliot

30 Cosas peligrosas que pueden suceder a una persona que se enfoca demasiado en el amor de Dios por ellos.

Recientemente, he visto advertencias de ministros de “tener cuidado” con centrarse demasiado en el amor de Dios. Parecen creer que es peligroso tener demasiada información, conocimiento o experiencia sobre el amor de Dios. Mi pregunta a ellos es: “¿Qué posible peligro hay en conocer y experimentar demasiado del amor de Dios?”

Me propuse una lista de los 30 posibles peligros que podrían ocurrir si te enfocas demasiado en el amor de Dios por ti. Podría haber llegado fácilmente con algunos cientos más, pero aquí hay algunos que creo que son los más peligrosos.

1. Hablarán la verdad en amor. Efesios 4:15
2. Su fe funcionará porque la fe obra por amor. Gálatas 5: 6
3. Ellos conocerán a Dios porque Él es amor. 1 Juan 4: 8
4. Ellos comunicarán con precisión el evangelio porque el evangelio es una revelación del amor de Dios por el hombre. Efesios 3: 18-19
5. Caminarán en amor. Efesios 5: 2
6. Tendrán un mejor entendimiento de las Escrituras porque fueron escritas por Dios quien fue motivado por el amor. Juan 3:16
7. Ellos evangelizarán porque el amor es el motivo para alcanzar un mundo perdido. Juan 13:34
8. Tendrán mucha más confianza en Dios porque creen en el amor que Él tiene por ellos. Romanos 8: 35-39
9. Las personas que se adhieren al amor de Dios, se desprenden del pecado. 2 Corintios 5:14
10. Al amar a los demás, en realidad están amando y conociendo a Dios. 1 Juan 4: 7-8
11. Se arrepentirán más rápido porque conocen la bondad de Dios porellos. Romanos 2: 4
12. Sabrán que nada puede separarlos de Dios. Romanos 8: 38-39
13. Superarán cada obstáculo y situación porque están convencidos de que Dios los ama. Romanos 8:37
14. Ellos reflejarán perfectamente y exactamente la verdadera naturaleza y el carácter de Dios porque Él es amor. Efesios 5: 1
15. Siempre sabrán cómo tratar a la gente, incluso a sus enemigos. Lucas 6: 27-28
16. Tendrán un amor, un apetito insaciable, por la palabra de Dios. 1 Juan 2: 5
17. Será un modelo de lo que es ser amado por Dios de la misma manera que Jesús lo hizo. Juan 15: 9
18. El mundo sabrá que pertenecen a Jesús por su amor el uno por el otro. Juan 13:35
19. Las esposas serán excesivamente amadas porque sus esposos las amarán como Cristo amó a la iglesia. Efesios 5:25
20. Nunca fallarán porque el amor nunca falla. 1 Corintios 13: 8
21. Conocerán el corazón de Dios porque estarán llenos de compasión y misericordia.
Salmo 145: 8-9
22. Serán excesivamente generosos porque el amor da por naturaleza. Juan 3:16
23. Estarán libres del miedo porque el amor perfecto echa fuera todo temor. 1 Juan 4:18
24. Cumplirán todas las expectativas que Dios tiene para ellos. Romanos 13:10
25. Nunca estarán espiritualmente desequilibrados porque saben que el amor es mayor que la fe y la esperanza. 1 Corintios 13:13
26. Nunca perderán su fe porque su corazón está enraizado en el amor de Dios por ellos. Efesios 3: 17-21
27. Siempre sabrán que Dios hará de manera extraordinaria y abundante por ellos más allá de todo lo que puedan pedir, imaginar o pensar. Efesios 3:20
28. Siempre conocerán la verdad y vivirán en libertad. Juan 14:6
29. Lo que sale de su boca será siempre  sazonado con gracia. Colosenses 4:6
30. Serán espiritualmente maduros. Efesios 4:15

En ninguna parte de la Biblia entera, Jesús, Pablo o los otros apóstoles advierten a los creyentes que concentrarse en mucho en el amor de Dios por ellos puede ser algo peligroso.

Así que, realmente no veo ninguna desventaja para un creyente que sabe o experimenta demasiado del amor de Dios. Parece que todas las advertencias de estos ministros a la gente para que tengan cuidado cuidado de estar expuestos a demasiado del amor de Dios necesitan una dosis saludable de conocer y experimentar el amor de Dios por sí mismos.

Por cierto, esta lista de 30 cosas peligrosas que podrían suceder si te enfocas demasiado en el amor de Dios por ti, no es peligrosa para ti, pero es muy peligroso para el diablo quien sabe el impacto y la transformación que sucede cuando un creyente se enfoca en El amor de Dios por ellos.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Fe, gracia, iglesia, jesus, milagros, ministerio, oración, prosperidad, Sanidad Divina

Una Nueva Forma de Ver las Cosas

abraham creyó a Dios
Romanos 4:1-5 (Biblia Expandida de Fe)
1 ¿Y desde el punto de vista humano qué diremos que halló Abraham, nuestro antepasado y padre según la carne?
2 Si él hubiera sido justificado (declarado inocente y hecho justo) por las obras tendría de qué enorgullecerse y jactarse, pero no delante de Dios.
3 Porque, ¿qué dice la Escritura?: Abraham le creyó a Dios y esto le fue atribuido, imputado y tomado en cuenta como justicia (fue declarado inocente y hecho justo).
4 Ahora bien, al que trabaja no se le paga el salario como un regalo, sino como una obligación que se le debe, es decir, no se le reconoce como gracia sino como deuda.
5 En cambio, al que no hace nada, sino que cree en aquel que justifica (declara inocente y hace justo) al impío, se le tiene en cuenta la fe para su justificación (ser declarado inocente y hecho justo).
En este pasaje encontramos una gran realidad en cuanto a la gracia de Dios y es que es gratis.
Pablo pregunta: “¿Que consiguió Abraham con la carne o sus propios esfuerzos humanos?
La Biblia The Message (El Mensaje) lo pone así: “Entonces, ¿cómo encajamos lo que conocemos de Abraham, nuestro primer padre en la fe, en esta nueva forma de ver las cosas?”
El hombre esta acostumbrado a conseguir las cosas por sus propios esfuerzos; inclusive la salvación la intentan obtener por un sistema de obras a través de la ley o las buenas acciones.
Pero que nos muestra Abraham con esta “nueva forma de ver las cosas.”
Si él se hubiera justificado ante Dios por su propio esfuerzo, hubiera conseguido la salvación por sus propios méritos y podría jactarse de haberlo logrado por si mismo.
Pero como vemos en Efesios 2:9: “No por obras para que nadie se gloríe.”
 
En la parábola del fariseo y el publicano vemos esto más claramente:
Lucas 18:9-14
9 A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola:
10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.
11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;
12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.
13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.
14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.
El fariseo pensaba que el cumplimiento de la ley y sus propios esfuerzos le darían los méritos necesarios para ser justificado; pero el justificado fue el publicano que no se acercó basado en sus propios méritos sino en la justificación que solo Dios puede dar.
La justificación no depende de nosotros sino de Dios.
¿Que dice la Biblia? “Abraham creyó a Dios y le fue contado por justicia.”
Luego nos da una analogía del trabajo; ninguno de los que trabajamos lo hacemos gratis, esperamos recibir el sueldo pactado con el empleador.
Si la salvación fuera por nuestras obras entonces lo que recibiríamos sería un pago de Dios por nuestras buenas acciones; y si pudiéramos pagar por nuestra salvación, ¿por qué murió Cristo?
Ya no sería salvación por gracia sino salvación por deuda.
El versículo 5 dice: En cambio, al que no hace nada, sino que cree en aquel que justifica (declara inocente y hace justo) al impío, se le tiene en cuenta la fe para su justificación (ser declarado inocente y hecho justo).”
En esta nueva forma de ver las cosas que nos muestra Abraham, no tenemos que hacer nada para ser justificado; no tenemos que cumplir la ley ni seguir un sistema de obras para ser justificados, lo único que tenemos que hacer es lo que hizo Abraham, sencillamente creerle a Dios.
Nuestras acciones no nos dan mérito ante Dios, lo que nos da mérito es la obra de otra persona, la de Jesús.
Jesús tomo nuestro lugar en esa cruz como nuestros sustituto; se hizo pecado por nosotros, aunque nunca había pecado, y ahora nosotros podemos recibir la salvación sin que tengamos que hacer nada, de pura gracia.
Una nueva forma de ver las cosas, no es lo que tu haces, es lo que Dios hizo por ti por medio de la obra terminada de Cristo.

Deja un comentario

Archivado bajo Biblia, Cristologia, Fe, gracia, jesus

Spurgeon, su Abuelo y la Gracia de Dios

Al leer este hermoso testimonio realmente me emocioné, pues conozco por experiencia propia lo que es tener un buen abuelo.

Pero lo más impactante es ver como es que la enseñanza de la gracia había pasado de padres a hijos y como estos la predicaban con tanto fervor.

Aqui les dejo esta historia que se encuentra en el mensaje de Charles Spurgeon: “Solamente por Gracia“.

young-charles-spurgeon-desk1

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.” — Efesios 2:8

Este versículo es un resumen de todas las cosas que les he predicado todos estos años. Dentro del círculo de estas palabras está contenida toda mi teología relativa a la salvación de los hombres. Me gozo también al recordar que los miembros de mi familia que me han precedido en el oficio de ministros de Cristo, han predicado esta doctrina y ninguna otra.

Mi padre, que todavía es capaz de dar su testimonio personal por el Señor, no conoce ninguna otra doctrina, como tampoco mi abuelo conoció ninguna otra doctrina

Recuerdo todo esto por el hecho que una circunstancia más bien singular, grabada en mi memoria, nos vincula a mi abuelo y a mí a este texto. Esto ocurrió hace ya mucho tiempo. Yo era esperado para predicar en un cierto pueblo localizado en uno de los condados del oriente de Inglaterra. No siempre sucede que llego tarde, pues yo siento que la puntualidad es una de esas pequeñas virtudes que puede prevenir grandes pecados. Pero sucede que nosotros no tenemos ningún control acerca de las demoras de los trenes ni de sus fallas mecánicas. Así pues llegué con un considerable retraso al lugar donde me esperaban para predicar.

Como eran personas razonables, ya habían dado comienzo al servicio y habían progresado hasta el sermón. Conforme me aproximaba a la capilla, me di cuenta que alguien estaba predicando desde el púlpito, y ¿quién era el predicador? ¡Era mi querido y venerable abuelo! Él me vio entrar por la puerta principal y me siguió con la vista mientras yo me abría paso en medio de la multitud, y de inmediato dijo: “¡Aquí viene ya mi nieto! Él puede predicar el Evangelio mejor que yo, pero no puede predicar un mejor Evangelio; ¿No es verdad, Charles?” Mientras me abría paso entre la muchedumbre, yo le respondí: “Tú puedes predicar mejor que yo. Te ruego que continúes.” Pero él no estuvo de acuerdo con mi petición. Yo debía tomar la palabra en ese momento, y así lo hice, continuando con el tema exactamente donde mi abuelo lo había dejado. “Precisamente,” dijo él, “yo estaba predicando sobre la frase ‘Porque por gracia sois salvos.’ He estado proclamando la fuente y el origen de la salvación; y ahora les estoy mostrando su canal, es decir, por medio de la fe. Ahora te toca continuar a ti.

Yo me siento como en mi casa en medio de todas estas gloriosas verdades de tal manera que no tuve ninguna dificultad en tomar el hilo del sermón de mi abuelo allí donde él lo dejó para unirlo a mi propio hilo, y continuar la predicación sin ninguna interrupción. Nuestra identificación mutua con las cosas de Dios, hizo fácil y posible que fuéramos predicadores conjuntos del mismo sermón.

Yo continué la predicación del sermón a partir de “por medio de la fe,” y después proseguí al siguiente punto, “y esto no de vosotros.” En ese momento, cuando estaba explicando la debilidad y la incapacidad de la naturaleza humana, y la certidumbre que la salvación no podía ser de nosotros, mi querido abuelo me hizo una seña jalando de mi saco y tomó nuevamente su turno en la predicación. “En relación al tema de nuestra naturaleza humana depravada,” dijo el buen anciano, “yo conozco casi todo acerca de eso, queridos amigos”; así que tomó la palabra, y por los siguientes cinco minutos hizo una solemne y humilde descripción de nuestro estado caído, la depravación de nuestra naturaleza y la muerte espiritual en la que fuimos encontrados.

Cuando hubo terminado su explicación hecha de una manera muy interesante, el nieto retomó la palabra, para gozo del querido anciano; pues, cada vez y cuando repetía en un tono lleno de ternura: “¡Muy bien! ¡Muy bien!” Una vez dijo: “Repite eso una vez más, Charles,” y, por supuesto, yo lo repetí. Fue un feliz ejercicio para mí, que pudiera participar en ese dar testimonio de verdades tan vitales y que están muy grabadas en mi corazón.

Al anunciar este texto me parece oír la querida voz de mi abuelo, que hace tanto tiempo se fue de esta tierra, diciéndome: “REPITE ESO UNA VEZ MÁS.” Yo de ninguna manera contradigo el testimonio de nuestros antepasados que ahora están con Dios. Si mi abuelo pudiera regresar a la tierra, me encontraría allí donde me dejó, firme en la fe, y fiel a esa forma de doctrina que ha sido una vez dada a los santos.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Blogroll, Cristologia, Fe, gracia, iglesia, jesus, ministerio

Estoy Desnudo

Estoy Desnudo

 Estoy desnudo
Filipenses 3:3-7
3 Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.
4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más:
5 circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo;
6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.
7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.
8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte
Pablo tenia muchas cosas de que gloriarse, no solo su raza, su religión, su familia, su caminar intachable, cosas que aparentemente podían justificarlo ante Dios.
Pablo vivía en un sistema de obras por medio de las cuales intentaba agradar a Dios, pero como vemos eso lo tomó por basura a fin de conocer a Jesucristo.
Pablo tuvo que desnudarse de su propia justicia (que era por medio de sus obras) y vestirse de la justicia que viene por la fe de Jesucristo.
Efesios 2:8-9
8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
9 no por obras, para que nadie se gloríe.
Nosotros tampoco podemos acercarnos a Dios por medio de nuestras acciones, no somos salvos por medio de nuestras obras, sino por la gracia de Dios.
Debemos dejar de lado el sistema de obras en el que hemos vivido toda nuestra vida para alcanzar el cielo.
He escuchado gente que me dice: “Estoy trabajando para mi salvación”; siempre les pregunto: “Y, ¿cuándo te jubilas?”
Ellos piensan que por medio de sus obras y buenas acciones lograran la salvación deseada, pero no lo consiguen, pues no es un asunto de obras sino de fe en Jesucristo.
Debemos entender que no somos nosotros sino Dios por medio de la obra de Cristo en la cruz
La salvación no depende de las cosas que haga el hombre, por muy buenas que sean, depende de la gracia de Dios que se manifestó por medio de la obra de Cristo en la cruz.
Así que desnudémonos de todas nuestras buenas obras y todo intento de agradar a Dios por medio de nuestras acciones y dependamos sencillamente de Dios, viniendo a Él por medio de la fe en Jesucristo.

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Biblia, Blogroll, Cristologia, Fe, gracia, iglesia, jesus, RHEMA, Uncategorized