Andrew Wommack – Cómo encontrar la voluntad de Dios


Encontré una serie de enseñanzas de Andrew Wommack que son realmente tan buenas que las voy a ir traduciendo y colocándolas en el blog.

Voy a empezar con una serie de tres artículos acerca de conocer la voluntad de Dios para tu vida. En esta primera clase veremos: “Cómo encontrar la voluntad de Dios

 

andrew wommack - como encontrar la voluntad de Dios

Cómo encontrar la voluntad de Dios

Por Andrew Wommack

Recientemente uno de mis empleados me habló de un hombre que conoció en un negocio cerca de nuestra oficina. Cuando el hombre descubrió que este empleado trabajaba para mí, dijo que hace unos treinta años, había dado una de mis cintas a su sobrina que estaba viviendo un estilo de vida muy impío. Después de escuchar la cinta, volvió su vida al Señor y finalmente se convirtió en una misionera, totalmente dedicado a la voluntad de Dios para su vida.

¡Alabado sea Dios por este testimonio! Pero ¿qué pasaría si no hubiera estado caminando en la voluntad de Dios y predicado el Evangelio? Una posibilidad es que su vida nunca hubiera cambiado. Por supuesto, Dios podría haber usado a alguien más para llegar a ella, pero ¿quién sabe cuánto tiempo habría tardado o cuán lejos de Dios se habría extraviado mientras tanto? Esta historia ilustra cuán importante es para cada uno de nosotros hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer.

¿Estás cumpliendo con tu llamado? ¿Sabes lo que Dios ha ordenado para tu vida? Si no, ciertamente no estás solo.

Recientemente ministré en un Seminario de la Verdad del Evangelio en Orlando, Florida, sobre el tema de encontrar la voluntad de Dios. Dos terceras partes de la audiencia se levantaron cuando les pedí que se levantaran quienes no sabían si estaban caminando en la voluntad de Dios. No tener certeza del plan de Dios para nuestras vidas es común entre los cristianos. Pero no debe ser (Efesios 5:17). ¿Cómo podemos esperar construir el reino de Dios si no conocemos nuestra parte?

El lugar para comenzar es darse cuenta de que el Señor tiene un plan específico y único para ti. Él tenía este plan en mente antes de que nacieras.

El Salmo 139:15-16 dice: “Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación” (Nueva Versión Internacional).

Dios tenía todos tus días escritos antes de que nacieras. Tú no eres un error que en algún lugar iba ha suceder. No has sido puesto en esta tierra por casualidad. Donde y cuando naciste, los padres que Dios te dio, tu personalidad y todo lo demás sobre ti fue orquestado por Dios con un propósito específico.

Sin embargo, no puedes asumir que la voluntad de Dios automáticamente va a pasar en tu vida. No lo hará. La voluntad de Dios no siempre sucede. Tome la salvación, por ejemplo.

Segunda Pedro 3:9 nos dice: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento“.

Está claro en esta escritura que Dios quiere que todos lleguen al arrepentimiento y sean salvos, pero sabemos que no todos lo hacen. Dios también quiere que todo el mundo sea sanado, pero la gente todavía vive con la enfermedad en sus cuerpos. Del mismo modo, Dios quiere que todos encuentren y anden en el propósito que El ha ordenado para ellos, pero no todos lo harán. Pero eso no es culpa de Dios.

Una vez que te das cuenta de que eres el responsable de descubrir la voluntad de Dios, el siguiente paso es comenzar a buscar a Dios por ello. Él no está escondiendo Su voluntad de ti. Pero vas a tener que hacer algo buscando encontrarlo.

Jeremías 29: 12-13 nos dice cómo necesitamos buscar a Dios: “Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Observe el énfasis en buscar con todo su corazón. Mientras puedas vivir sin conocer la voluntad de Dios para tu vida, lo harás. Pero cuando buscan con todo su corazón, la encontrarán (Mateo 7: 7).

Cuando era estudiante de último año en la escuela secundaria, me enfrenté con el tener que saber cuál era la voluntad de Dios para mi vida. No lo había pensado mucho antes, porque durante doce años yo sólo era un estudiante. Pero en ese momento, necesitaba saber si debía ir a la universidad o qué camino quería Dios que tomara.

Le pregunté a la gente de mi iglesia cómo encontrar la voluntad de Dios. Nadie podía decirme qué hacer. Así que decidí empezar a leer la Biblia. Pensé que la Palabra de Dios podría darme el conocimiento que necesitaba, así que me quedé hasta las dos y tres cada noche, leyendo. Aunque terminé leyendo la Biblia dos o tres veces durante mi último año, todavía no tenía ninguna dirección específica del Señor. Pero de repente, un pasaje de la Escritura, Romanos 12:1-2, vino vivo a mí: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Durante los siguientes cuatro meses medité en esas escrituras. Fue poco después de eso cuando tuve el encuentro con Dios que cambió mi vida. Como resultado de ese encuentro, comencé a ver que Dios me había llamado para ser un ministro a tiempo completo. No creo que haya sido un accidente que Dios apareciera de manera tan milagrosa en mi vida en ese momento. Fue porque lo había buscado diligentemente, deseando conocer el camino que tenía para mí.

Un error que la gente suele hacer en la búsqueda del propósito de Dios es que ellos asumen que en lo que son buenos en lo natural debe ser lo que Dios quiere que ellos hagan. Así que si son naturalmente buenos en hablar en público, creen que Dios debe haberlos llamado a un ministerio de algún tipo en que se hable. No creo que esto sea siempre cierto. En realidad no fue cierto en mi caso. Tenía miedo de hablar frente a la gente.

Dios me llamó para hacer lo que estaba más allá de mi habilidad natural para que yo tuviera que confiar en Él para lograrlo. Por eso la voluntad de Dios no tiene nada que ver con tus dones naturales. Si puedes hacer algo por tu cuenta, naturalmente, no necesitarás el empoderamiento de Dios. A veces los talentos de las personas pueden ser una indicación de lo que es la voluntad de Dios, pero muchos tienen dones y talentos que ni siquiera saben que existen.

Pablo dijo que Dios lo había separado del vientre de su madre y lo llamó por Su gracia (Gálatas 1:15). Dios se propuso que Pablo fuese ministro del Evangelio antes de que naciera. No miró los talentos de Pablo una vez que creció y luego decidió que podría usarlo. Su vida había sido predestinada, igual que la tuya. Así que si solo miras lo que eres bueno para determinar tu propósito, te lo puedes perder totalmente.

Creo que la mayoría de las personas no están cumpliendo lo que Dios les ha llamado a hacer. Pueden estar haciendo buenas obras, pero eso no significa necesariamente que están caminando en el propósito de Dios para sus vidas. No todo lo que es bueno es Dios.

Créanme, vale la pena encontrar la perfecta voluntad de Dios. La paz sobrenatural y la alegría vienen cuando estás en el centro de Su voluntad. Y la bendición y la unción de Dios siempre estarán en tu trabajo cuando estás haciendo lo que Él te ha llamado a hacer.

¿Te sientes insatisfecho o inquieto con tu vida? ¿Estás cansado de ir al trabajo, volver a casa, ver la televisión, ir a la cama, luego levantarte y hacerlo de nuevo? Si es así, puede ser Dios quien ha colocado una santa insatisfacción dentro de ti con la esperanza de provocarte a comenzar a buscar Su perfecta voluntad. No esperes otro día para comenzar la búsqueda de la voluntad de Dios en tu vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Andrew Wommack, Biblia, Favor, Fe, gracia, iglesia, ministerio, oración

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s