Los Nombres del Espíritu Santo – Parte 2


Los Nombres del Espíritu Santo – Parte 2

espiritusanto cruz y bibia

Nombre #6
El Espíritu de Cristo

Romanos 8:9 (RV60)
9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

En este pasaje vemos que el hecho de poseer el Espíritu de Cristo nos identifica como perteneciente a él.

Nombre #7
El Espíritu de Su Hijo

Gálatas 4:6 (RV60)
6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!

Gálatas 4:6 (BLS)
6 Ahora, como ustedes son sus hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a vivir en ustedes. Por eso, cuando oramos a Dios, el Espíritu nos permite llamarlo: “Papá, querido Papá”.

Gálatas 4:6 (RV60)
6 Y Dios, por ser sus hijos, ha enviado a nuestros corazones al Espíritu de su propio Hijo Jesucristo, de modo que también nosotros, sin ningún temor, podemos llamarle Padre.

Este nombre nos habla de la relación que podemos tener con el Padre, no una relación distante sino una relación de amor y comunión íntima.

Dios ya no es solo es Dios para nosotros, Él es nuestro Padre, y ahora nosotros podemos llamarlo sin ningún temor: “Querido padre”.

Nombre #8
El Espíritu de Jesucristo

Filipenses 1:19 (RV60)
19 Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación

Filipenses 1:19 (BAD)
19 Porque sé que, gracias a vuestras oraciones y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación.

Filipenses 1:19 (Castillian)
19 Además sé que todo ello redundará en mi propio beneficio, en mi liberación, gracias a vuestras oraciones y al auxilio del Espíritu de Jesucristo.

Cuando oramos por las personas que ministran; Dios les provee la misma ayuda, auxilio y suministración que sostuvo a Jesús durante su ministerio.

El hecho que se use el artículo “y” en este verso muestran que tanto la oración como la suministración están relacionadas.

Nombre #9
El Espíritu de Santidad

Romanos 1:4 (RV60)
4 Que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos.

Romanos 1:4 (EUNSA)
4 Constituido Hijo de Dios con poder según el Espíritu de santificación por la resurrección de entre los muertos.

Romanos 1:4 (EUNSA)
4 Y que fue declarado Hijo de Dios con un acto de poder, conforme al Espíritu de santidad, por (como resultado de) la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo.

A primera vista parece que no hubiera mucha diferencia entre los nombres Espíritu Santo y Espíritu de Santidad.

El Espíritu Santo nos habla del carácter santo del Espíritu; pero el Espíritu de Santidad no solo nos habla de su carácter santo, sino también de su capacidad para impartir santidad a otros.

1 Pedro 1:2 (RV60)
2 Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

1 Pedro 1:2 (JER)
2 Según el previo conocimiento de Dios Padre, con la acción santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre. A vosotros gracia y paz abundantes.

1 Pedro 1:2 (PDT)
2 Según el plan de Dios, él los escogió de antemano. También por medio del Espíritu los purifica para que lo obedezcan y queden limpios con la sangre de Jesucristo. Reciban de Dios generoso amor y paz.

Esa perfecta santidad que posee es impartida a todo aquel que recibe a Jesús y es nacido de nuevo.

Nombre #10
El Espíritu Santo de la Promesa

Efesios 1:13-14 (RV60)
13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

Efesios 1:13-14 (DHH)
13 Gracias a Cristo, también ustedes que oyeron el mensaje de la verdad, la buena noticia de su salvación, y abrazaron la fe, fueron sellados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo que él había prometido.
14 Este Espíritu es el anticipo que nos garantiza la herencia que Dios nos ha de dar, cuando haya completado nuestra liberación y haya hecho de nosotros el pueblo de su posesión, para que todos alabemos su glorioso poder.

Efesios 1:13-14 (NVI)
13 En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido.
14 Éste garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria.

El Espíritu Santo es la gran promesa del Padre y del Hijo.

Al momento de recibir a Jesús somos sellados y marcados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo prometido.

Este sello del Espíritu es las arras, anticipo y garantía que nos garantiza la herencia que Dios nos ha dado hasta nuestra redención final.

Hechos 1:4-5 (RV60)
4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

La gran promesa del Padre era que el Espíritu Santo iba a vivir dentro de personas.

El hecho de recibir el Espíritu Santo de la promesa significa que somos de Dios, que hemos sido sellados con el Espíritu y podemos recibir todas las bendiciones de Dios.

En este verso de Hechos la promesa del Padre se refiere específicamente a que iban a recibir el Bautismo con el Espíritu.

Hechos 1:8 (RV60)
8 Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 1:8 (Castillian)
8 Sin embargo, cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, recibiréis la fuerza necesaria para ser mis testigos en todas partes: en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta el último rincón de la tierra.

Hechos 1:8 (EUNSA)
8 Sino que recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra.

Hechos 1:8 (RV2000)
8 Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, y en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Veamos un momento el termino “poder, fuerza o virtud” en el diccionario Strong’s en español:

G1411
δύναμις dúnamis; de G1410; fuerza (lit. o fig.); espec. poder milagroso (por lo general por impl. un milagro en sí mismo):-eficacia, fuerza, impetuoso, maravilla, milagro, capacidad, dar, poder, poderosamente, potencia, potestad.

Aquí vemos que la promesa del Padre o Bautismo con el Espíritu es el poder milagroso que vendría y descendería sobre los creyentes para capacitarlos para ser testigos.

La promesa del Padre tiene dos aplicaciones; el sello del Espíritu dentro de nosotros y el Bautismo con el Espíritu sobre nosotros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor, Apocrifos, armadura de Dios, ángeles, Biblia, Blogroll, Chile, Cristologia, Demonios, diezmos, dinero, Fe, futuro, Google Earth, guerra espiritual, iglesia, jesus, Kenneth Hagin, milagros, ministerio, navidad, oración, peru, prosperidad, Resurrección, RHEMA, Sanidad Divina, Uncategorized

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s